Actualización: Mar, 12 / Jul / 2011 3:15 pm
Martes, 12 / Jul / 2011

Conoce más acerca de la rosácea

Aunque cada vez hay más personas con el rostro enrojecido, el síntoma tiende a asociarse  a factores externos como la exposición al sol, el consumo de alcohol y el estrés.

Conoce más acerca de la rosácea
Lo cierto es que ponerse rojo puede ir más allá de una simple vergüenza,  y  quienes tienen las mejillas sonrojadas pueden padecer de rosácea, sin saberlo.  

Es normal ponerse rojo después de estar varias horas expuesto al sol e incluso simplemente si hace calor; el alcohol enrojece la nariz de algunas personas y ruborizarse frente a una situación vergonzosa no es síntoma para consultar al especialista. Sin embargo,  si usted se sonroja con facilidad o el enrojecimiento es permanente, puede estar frente a una enfermedad muy común de la piel: la rosácea.

Esta enfermedad, que inicialmente se manifiesta con una tendencia a que las personas se sonrojen con facilidad y cuyos síntomas iniciales se asemejan  una quemadura de sol o a una reacción alérgica, afecta principalmente la piel de la cara, y aunque no tiene cura puede tratarse.

Actualmente hay millones de personas en el mundo afectadas por esta enfermedad, sólo en Estados Unidos hay más de 15 millones de personas que la padecen, y por tener síntomas que se asocian a la reacción frente a actividades específicas (exposición al sol;  consumo de cafeína,  alcohol o comidas picantes;  estrés y altas temperaturas), no la tratan como una enfermedad.

Aunque a menudo es llamada "Acné rosácea" por la aparición de granos (pápulas y pústulas, de acuerdo a la acumulación de pus o no) este padecimiento produce además telangiectasia;  dilatación de los vasos sanguíneos que adquieren el aspecto de manchas coloradas o líneas onduladas como las patas de una araña.

En casos más avanzados se presenta rinofima que se desarrolla a causa del elongamiento de las glándulas sebáceas de la piel y la nariz, que adquiere un aspecto grande y con abultamientos. Este síntoma es más frecuente en hombres.

El 50 por ciento de las personas con rosácea tiene compromiso de ojos, también llamado rosácea ocular. Esta condición puede causar resequedad en los ojos, ardor y ojos llorosos.

La Rosácea puede manifestarse con mayores probabilidades y en pieles blancas de personas entre los 30 y 59 años, sin embargo,  tanto hombres y mujeres, incluso niños de todos los grupos étnicos pueden desarrollar la enfermedad.

No permita que la enfermedad avance
Hasta el momento no se ha desarrollado una cura paras la rosácea, pero existen tratamientos que reducen los síntomas. El Metronidazol es una excelente alternativa, pues además de ser un antiparasitario y antimicrobiano contra numerosos gérmenes patógenos, tiene un efecto antinflamatorio, que además de controlar el enrojecimiento de la piel, controla la aparición de granos.

Antes de avanzar en la enfermedad, es importante que las personas que padecen de rosácea acudan a un dermatólogo, quien prescribirá el tratamiento y régimen de cuidado adecuado para cada caso.

No existe una cura para la rosácea, pero se puede tratar y controlar.

Etapas de la enfermedad

Leve:
El síntoma más notable es el enrojecimiento, similar al rubor o a una quemadura solar y que se produce cuando una cantidad de sangre fluye hacia los vasos sanguíneos de la cara y éstos se dilatan.   Aunque en principio aparece y desaparece, con el tiempo el enrojecimiento no se va.

Leve moderada:
Los vasos sanguíneos se dilatan tomando el aspecto de manchas coloradas o líneas onduladas y delgadas, similares a las patas de una araña. Los médicos llaman a esto telangiectasia.

Moderada:

Como resultado del flujo sanguíneo la piel se inflama y aparecen granitos en la cara. Estos granitos pueden ser pápulas (pequeños, rojos y sólidos) o pústulas (llenos de pus, como los que aparecen con el acné juvenil).

Severa o grave:
En los casos más severos, las glándulas sebáceas logran engrandecer la nariz y crean abultamientos. Esta afección es conocida como rinofima.