San Juan de la Cruz: 2 increíbles oraciones de su autoría que te impactarán

San Juan de la Cruz dejó algunos increíbles escritos que le han dado la vuelta al mundo, entre ellos, estas increíbles oraciones para sanar el alma y el espíritu.

Lun, 14 / Dic / 2020 1:05 pm

SÍGUENOS EN:

Google News
2 poderosas oraciones para el alma y el espíritu que te harán reflexionar. Foto: Shutterstock

2 poderosas oraciones para el alma y el espíritu que te harán reflexionar. Foto: Shutterstock

Lun, 14 / Dic / 2020 1:05 pm

San Juan de la Cruz dejó algunos increíbles escritos que le han dado la vuelta al mundo, entre ellos, estas increíbles oraciones para sanar el alma y el espíritu.

Juan de Yepes Álvarez, mejor conocido como San Juan de la Cruz, fue un poeta y religioso español, presbítero de la Orden de los Carmelitas y doctor de la Iglesia; por consejo de Santa Teresa de Ávila, fue el primero que se declaró a favor de la reforma de esta Orden, lo cual le trajo a su vida una gran cantidad de sufrimientos y trabajos.

No obstante, a pesar de las adversidades, San Juan de la Cruz se refugió en sus obras espirituales, en las cuales tenía una vida escondida en Cristo y sentía lo más profundo de su amor. En sus poemas más reconocidos, de hecho, se puede evidenciar que plasma sus vivencias personales o su poderoso anhelo de que su alma alcanzara la fusión ideal con el Creador.

Este fraile místico murió en Úbeda en el año 1542, teniendo una gran fama de santidad y sabiduría; entre dichos escritos se encuentran 2 hermosas oraciones que te harán reflexionar y que querrás tener guardadas en tu memoria para siempre, las cuales fueron recopiladas por un portal web con su nombre, para que muchas más personas sepan su historia.

Oración del alma enamorada

¡Señor Dios, amado mío! Si todavía te acuerdas de mis pecados para no hacer lo que te ando pidiendo, haz en ellos, Dios mío, tu voluntad, que es lo que yo más quiero, y ejercita tu bondad y misericordia, y serás conocido en ellos.

Y si es que esperas a mis obras para por ese medio concederme mi ruego, dámelas tú y óbramelas, y las obras que tú quieras aceptar, y hágase. Y si las obras mías no esperas, ¿qué esperas, clementísimo Señor mío? ¿Por qué te tardas?

Porque si, en fin, ha de ser gracia y misericordia la que en tu Hijo te pido, toma mi cornadillo, pues le quieres, y dame este bien que tú también quieres. ¿Quién se podrá librar de los modos y términos bajos si lo le levantas tú a ti en pureza de amor, Dios mío? ¿Cómo se levantará a ti el hombre, engendrado y criado en bajezas, si no le levantas tú Señor, con la mano que le hiciste?

No me quitarás, Dios mío, lo que una vez me diste en tu Hijito, en que me diste todo lo que quiero. Por eso me holgaré que no te tardarás si yo espero. ¿Con qué dilaciones esperas, pues desde luego puedes amar a Dios en tu corazón? Sal afuera y gloríate en tu gloria, escóndete en ella y goza, y alcanzarás las peticiones de tu corazón.

Concédeme el deseo de imitarte

Concédeme oh Cristo un constante deseo de imitarte en todas mis acciones. Ilumina mi espíritu, para que contemplando tu ejemplo, aprenda a vivir como tú has vivido. Ayúdame, Señor, a renunciar a todo lo que no es plenamente a honor y gloria de Dios.

Y esto por amor tuyo, Jesús, que en la vida querías hacer en todo la voluntad del Padre. Oh Señor, haz que yo te sirva con amor puro y entero, sin esperar en cambio éxitos o felicidad. Que yo te sirva y te ame, Oh Jesús, sin ningún otro propósito que tu honor y tu gloria. Amén.

Redacción Vida y Estilo • Colombia.com • Lun, 14 / Dic / 2020 1:05 pm

SÍGUENOS EN:

Google News