Colombia.com Bogotá Miércoles, 06 / Dic / 2017

Exguerrillera: “Éramos carne para los comandantes de las Farc”

Sara Morales, quien fue reclutada a los 11 años por la guerrilla, reveló detalles impactantes de los abusos sexuales y abortos que se cometían en las filas de la guerrilla de las Farc por reconocidos comandantes.

Exguerrillera: “Éramos carne para los comandantes de las Farc”
Foto: AFP

Justo el mismo día en que las Farc admitió en un comunicado que al interior de esa organización se practicaron abortos a varias guerrilleras o se les pedía abandonar las filas, una de sus exintegrantes desmintió a las Farc asegurando que los embarazos eran catalogados como un "desprestigio para la organización" y la única opción era abortar.

En diálogo con Blu Radio, Sara Morales, reclutada a las 11 años por las Farc, aseguró que el Secretariado de esa organización siempre ordenaba practicar abortos y solo tenían derecho a tener hijos las mujeres de los comandantes.

Sara se desmovilizó de la guerrilla en el año 2007 junto a un niño de 13 años, quien también fue reclutado por las Farc. La mujer señaló que su decisión de abandonar la organización fue porque estaba cansada de los abusos sexuales a manos de comandantes y mandos medios de esa guerrilla.

Te puede interesar: La paz no extinguió la violencia en Colombia

Durante su paso por la guerrilla, Sara estuvo bajo el mando de alias Pastor Alape, hoy candidato al Congreso. Según el testimonio, Alape siempre permitió los abusos a las guerrilleras y, como comandante, siempre tuvo compañeras sentimentales menores de edad.

“En una ocasión, varias guerrilleras tuvimos la valentía de presentar el informe ante una asamblea de guerrilleros y nos cogieron de burlesco y aparte nos hicieron bailar con el comandante que había cometido las violaciones”, reveló a Blu Radio.

De acuerdo con los reglamentos internos de las Farc, las violaciones se pagaban con un consejo de guerra, sin embargo, nunca se tomaron las medidas correctivas contra 'Martín Trincho', quien lideraba a un grupo de fuerzas especiales del Bloque Magdalena y hoy, tras el proceso de paz, es desertor de las Farc.

Trincho desertó de las Farc luego de enterarse de que sería juzgado por la organización, por abusos sexuales y por realizar extorsiones y retenes haciéndose pasar por paramilitar cuando era guerrillero.

Te puede interesar: Raúl Reyes y los pecados sexuales revelados tras su muerte

“Las violaciones en las Farc se cometían o a espaldas de los comandantes o con el permiso de algunos de estos porque ellos también participan de las violaciones”, enfatizó y agregó que en el bloque Magdalena, al cual ella perteneció, un comandante llamado 'Alberto Cancharina', hoy integrante político del partido de las Farc, escogía a las menores como si fueran carne de ganado.

"Para ellos entre más pequeña mejor, porque podían dominarla. Cuando hacían sus violaciones y sacaban las personas a otras comisiones involucraban a otros guerrilleros para que no los ‘echaran al agua' con los otros comandantes”, detalló.

Te puede interesar: Pese al caso de Yuliana Samboní, referendo de cadena perpetua para violadores se hundió

Sara explicó que muchos de estos casos se presentaron por que desde hace muchos años las Farc perdieron sus convicciones políticas y sus ideales. La organización se convirtió en "secuestro, drogas" y perdieron la visión política hace mucho tiempo. "Todo el tiempo se habla del dinero que dejaba la coca, en el que participaban narcos", estas actividades impusieron una indisciplina dentro de la organización.

"En una ocasión Pastor Alape estuvo involucrado, en una zona que se llama Puerto Matilde, donde él llegó a emborracharse durante dos o tres días y quemaba a tiros como loco por todo el caserío, creyéndose la ley" y agregó que luego se llevaban a varias niñas para abusar de ellas.

Al ser cuestionada sobre si denunciaría los casos de abuso sexual por parte de comandantes - como Pastor Alape - ante la Justicia Especial de Paz, Sara se mostró dispuesta e incluso iría ante la Corte Penal Internacional para que se sepa la verdad sobre abusos sexuales y abortos en esta guerrilla.

Te puede interesar: Paz en Colombia: Así va el proceso tras un año de firmarse el acuerdo

Asimismo, confesó que, tras su paso por la guerrilla, fue abusada y producto de ello hoy tiene dos hijos que logró sacar de la organización antes de desmovilizarse. Sin embargo, contó que al negarse a abortar fue castigada severamente por el comandante.

“No era todos los días, pero cada vez que nos movían de una comisión uno era la carne para los comandantes. Muchas veces llegaban a los campamentos y decían: ‘hay tres o cuatro guerrilleras nuevas ve y las miras. Uno estaba durmiendo cuando sentía que lo alumbraban con las linternas y empezaban a pelearse y a escoger a la que les gustaba”, reveló.

La excepciones de presentaban porque algunos guerrilleros no les gustaba las mujeres recorridas o que "las habían usado mucho", o "la niña tenía algún defecto". Pero los abusos se cometían, sobre todo, en niñas entre los 10 y los 16 años, ya que las mujeres mayores de 18 años no eran de "su apetito".

Retomando los casos de aborto, aseguró que en la guerrilla existía el "campamento aborto", donde Mauricio Jaramillo, alias 'El enfermero', interrumpía los embarazos por orden del Secretariado. Éstos se realizaban en la selva tras obligarlas a tomar unas pastillas llamadas Cytotec para agilizar el proceso.

Te puede interesar: ONU advierte que Colombia no puede incumplirle a las Farc

Finalmente, sobre el proceso de paz, aseguró que todo comenzó con mentiras y "llevarlos a La Habana fue un premio para ellos, fue unas vacaciones". Y sobre la candidatura de Rodrigo Londo, alias 'Timochenko' fue enfática en mostrarse en desacuerdo.

"Qué futuro le voy a dejar a mis hijos en manos de Timochenko si llega ser presidente. ¿Usted cree que voy a estar tranquila que uno de los violadores, que direccionaba una organización donde habían depravados como de los que estamos hablando, vaya a gobernar el país?. Créame que no me sentiría para nada segura."

Sara Morales lidera la creación de la Corporación Rosa Blanca, que acoge a exguerrilleras víctimas de abuso sexual, e incluso a mujeres civiles que también fueron violadas por integrantes de las Farc, paramilitares o agentes del Estado.

Colombia.com