La escasez de mano de obra es denunciada en Virginia, Wyoming y Dakota del Norte

La escasez de mano de obra es denunciada en Virginia, Wyoming y Dakota del Norte, y parte de la problemática tiene que ver con las prohibiciones y medidas que atacan la migración ilegal.

Varios estados en la unión americana se encuentran afectados por escasez de mano de obra. Foto: Pixabay
Varios estados en la unión americana se encuentran afectados por escasez de mano de obra. Foto: Pixabay

La escasez de mano de obra es denunciada en Virginia, Wyoming y Dakota del Norte, y parte de la problemática tiene que ver con las prohibiciones y medidas que atacan la migración ilegal.

Uno de los grandes problemas directos que ha ocasionado la lucha contra la migración ilegal en los Estados Unidos es que varios estados se están quedando sin mano de obra, pues muchos obreros y operarios provienen de países latinoamericanos, aunque es importante aclarar que la crisis económica mundial de hace unos años, ha tenido su cuota en este asunto. 

La elevada inflación y la escasez de materias primas ha hecho el número de puestos que tradicionalmente sobraban hagan falta ahora, sin embargo, la gran cantidad de trabajadores que aportan la migración ilegal se ha visto minada por las diferentes políticas que buscan frenar este problema. 

Uno de los grandes problemas que han existido en la unión americana tiene que ver con que muchos nacidos en los Estados Unidos, no quieren realizar los trabajos que desde hace décadas realizan los migrantes, debido a que prefieren vivir de los beneficios sociales que se entregan a los desempleados y que aumentaron en época de pandemia.  

La primera señal de alerta sobre la falta de mano de obra se dio en el estado de Florida, pues, el gobernador Ron DeSantis, ha promulgado leyes bastante drásticas en contra de la migración ilegal prohibiendo el trabajo a estos. 

Los estados de Virginia, Wyoming y Dakota del Norte han lanzado una alerta debido a que la mano de obra está escaseando en estos territorios, afectando especialmente áreas de la economía como la agricultura, en donde las cosechas son las principales afectadas porque los inmigrantes son los principales empleados de estos rubros y actividades.

En 2021 había 11 millones de ofertas, pero los desempleados sumaban más de 8 millones, una situación que pone de manifiesto la particular costumbre de los estadounidenses a no emplearse en labores destinadas casi de manera exclusiva a los migrantes.

Otro factor que impide que los estadounidenses se empleen en labores destinadas a los migrantes tiene que ver con que muchas de estas tienen pago de salario mínimo, lo cual no importa al migrante recién llegado, porque a este le interesa comenzar a recibir pago para cubrir sus necesidades básicas.

Con el paso de los días se hace más notoria la problemática que redunda en afectaciones a la economía en general, por eso muchos empleadores abogan por una regularización de los migrantes a través de una política más clara y menos restrictiva.