Por: Juan Carlos García Sierra • Colombia.com

Salomón Hakim, el científico colombiano que le mostró al mundo el talento de nuestro país

Salomón Hakim fue un médico colombiano especializado en neurología que mostró al mundo la ubicación de nuestro país, un lugar en donde siempre ha habido espacio para la ciencia.

Actualización
Salomón Hakim dejó su nombre en letras doradas en la neurología mundial. Foto: Youtube
Salomón Hakim dejó su nombre en letras doradas en la neurología mundial. Foto: Youtube

Salomón Hakim fue un médico colombiano especializado en neurología que mostró al mundo la ubicación de nuestro país, un lugar en donde siempre ha habido espacio para la ciencia.

Cuando Colombia era una nación poco conocida en el ámbito internacional, uno de sus hijos comenzó a darla a conocer, y lo hizo de una de las mejores formas, demostrando que en un país del llamado tercer mundo también existían personas de ciencia empeñadas a encontrar soluciones a los grandes problemas de la salud humana.

Salomón Hakim, un barranquillero, hijo de libaneses, desde muy pequeño se inclinó por la ciencia, y aunque, como tantos provenientes de países del oriente medio, parecía destinado a convertirse en comerciante, pero animado por su propio padre conoció la música, la química y la electrónica, talentos que explotó y desarrolló en la ciudad de Bogotá.

Salomón Hakim ingresó a la Universidad Nacional y se graduó de médico, su interés por la física y la electricidad lo llevaron a estudiar el comportamiento de estas ciencias en la digestión humana, en las contracciones uterinas y hasta en el tratamiento de las fracturas.

Con una etapa de pregrado aclamada, Hakim viajó a los Estados Unidos buscando apoyo para su especialización en neurología, la cual logró hacer en la Clínica Lahey de Boston. De regreso en Colombia se vinculó a las mejores universidades nacionales de la época destacándose como investigador.

Salomon Hakim estaba decidido a la investigación de las enfermedades neurodegenerativas, así fue como descubrió que contrariamente a lo que se creía, la mayoría de los casos en donde existía aumento de las cavidades ventriculares del encéfalo a expensas de la pérdida de sustancia cerebral, algunos presentaban ese agrandamiento sin disminución de la masa encefálica.

Salomón Hakim logró determinar la existencia de la hidrocefalia normotensiva y desarrolló un mecanismo para regular el drenaje del líquido cefalorraquídeo, haciendo de este elemento una solución efectiva y cada vez más segura, a esta maravillosa invención la llamó la “Válvula Hakim”.

El doctor Hakim adquirió fama mundial por su invención, pero le dio un espacio especial a Colombia, porque con la patente en sus manos, logró que la casa fabricante de la válvula se estableciera en Colombia y desde el país salían hacia diferentes lugares del mundo las invenciones de un médico barranquillero que lograron mejorar la salud y la calidad de vida de miles de personas en el mundo.

Con el paso de los años y el desarrollo de nuevas tecnologías, la válvula del doctor Hakim se ha ido perfeccionando, reduciendo en tamaño, usando materiales más prácticos, esto gracias también a la labor de uno de sus hijos, quien decidió seguir los pasos de su padre, y también es autoridad internacional en la materia.

La válvula del doctor Salomón Hakim, quien falleció en 2011, no solo ha ayudado a miles de personas en el mundo, también hizo que Colombia elevara su voz y dijera presente en el escenario científico mundial.

Artículos Relacionados

+ Artículos

Lo más leído en Colombianos

Lo más leído en Colombia.com