Colombia.com Bogotá Viernes, 13 / Dic / 2013

La ILC le apuesta a una mejor visión gerencial

Modernizar la empresa con estrategias que impacten y corrijan problemas coyunturales y permitan asumir de manera eficiente los retos estructurales, es uno de los propósitos del gerente de la Industria Licorera de Caldas (ILC) Bruno Seidel Arango.

  • La ILC le apuesta a una mejor visión gerencial

    Paula Marcela Osorio, Carlos Alberto Ramírez, Sandra Vanden Enden.

  • La ILC le apuesta a una mejor visión gerencial

    Nelson Calle, Gabriel Maya, Raúl Gómez, María Gabriela Gómez, Luz María Zapata.

  • La ILC le apuesta a una mejor visión gerencial

    Ramón Badia Maestro Ronero.

  • La ILC le apuesta a una mejor visión gerencial

    Ramón Badia, Bruno Seidel.

  • La ILC le apuesta a una mejor visión gerencial

    Julián Gutiérrez, Gobernador de Caldas. Bruno Seidel, gerente Industria Licorera de Caldas.

En su presentación de lo que es su visión gerencial 2015, Seidel Arango expresó que debe haber un compromiso. “Dejar huella, hablar bien de la Licorera para generar confianza, y ser embajadores del producto, factores para sacar adelante a la empresa”, recalcó.

El ejecutivo reconoció que la ILC se encuentra en una innegable crisis debido a sus condiciones estructurales más que coyunturales. “En toda crisis hay grandes y valiosas oportunidades, en ellas sé es menos conforme y mucho más creativos, intuitivos y estratégicos a la hora de tomar decisiones importantes”, expresó.

“Sabemos que nuestra ILC vive momentos difíciles, sin embargo es de rescatar los excelentes productos que tenemos y la calidad humana de todos nuestros empleados. Estas son grandes ventajas que si nos comprometemos de corazón, estoy convencido de que podemos cumplir satisfactoriamente las expectativas del departamento”, puntualizó Bruno Seidel Arango.

Los blancos y negros de la ILC

La industria Licorera de Caldas, es una empresa muy compleja, “tiene blancos, negros y grises”, dijo el gerente de la entidad, Bruno Seidel Arango, al hacer una presentación de las realidades y las cifras de proyección para iniciar un proceso de cambios.

“Hay grandes oportunidades en los productos que fábrica, por eso en el año 2014 la apuesta es para el Ron Viejo de Caldas, un licor con valor agregado, reconocido por su calidad y tradición en el mercado nacional”.

Según el gerente, el próximo año se proyecta vender 12 millones y medio de botellas de Ron y 1 millón para exportaciones. Para la ILC mantener bien posicionadas sus marcas es importante, pero lo que realmente se pretende es acrecentar y aumentar mercados en el exterior, agregó.

 Cambios de hábitos de consumo afectan ventas de la ILC

El mercado de los licores ha cambiado y la Industria Licorera de Caldas debe enfrentar esos nuevos retos con una nueva visión, dijo el gerente de la empresa Bruno Seidel Arango. “Sin duda alguna, el mercado cambió, el consumidor se ha vuelto exigente y tiene un gran abanico de posibilidades. El 92% de las bebidas alcohólicas que se consumen en Colombia son cervezas y sólo el 5% son aguardientes y rones”, expresó el ejecutivo.

Seidel Arango explicó que por lo anterior, se han replanteado nuevas estrategias de mercadeo que actualmente encamina la empresa con el fin de posicionarse y aumentar las ventas. “Esta vez consiste en construir junto con los distribuidores una alianza comprometida, y así pensar en un nuevo punto de arranque, generando ideas que innoven, pues son ellos quienes hacen el link con el consumidor final”, reiteró.

El ejecutivo reconoció que son los distribuidores, parte esencial de la compañía. “Si se quiere, podríamos afirmar que ellos son los dueños del mercado y no nosotros. Quizá en esto nos hemos equivocado históricamente, por esta razón ellos son claves para sacar la empresa adelante”, afirmó Seidel Arango.

Cierre de fronteras, otro problema para la ILC

El monopolio rentístico y el cierre de las fronteras, son factores adversos para el buen ejercicio de la comercialización de los productos de la Industria Licorera de Caldas, reconoció el gerente de la empresa Bruno Seidel Arango.

“Ese es otro de los factores para analizar, la manera como se viene manejando el negocio de las licoreras y el monopolio rentístico, en donde una decisión política puede cerrar un mercado o cambiar las condiciones drásticamente. Este cierre de fronteras se convirtió en el cáncer del sector”, ratificó Seidel Arango.

Dijo que la razón de ser de la empresa es generar recursos y maximizar las utilidades para el bienestar de las finanzas del departamento a través de la producción y comercialización de licores y alcoholes. “Es por esto que las transferencias salen del estimativo de utilidades que tenemos para el cierre de este año, y que está próximo a los $8 mil millones, de los que se destina 79% para la Gobernación ($7.879 millones) y 1% para la Dirección Territorial de Salud de Caldas ($99 millones), explicó.