Por: Jessica Mutis • Colombia.com

Joven creativo de 21 años diseña inodoro que funciona sin agua

El estudiante de arquitectura, materializó su idea después de una visita que tuvo a países con condiciones precarias.

El joven transformó todo el sistema convencional y sustituyó el agua por arena. Foto: Youtube Archie Read
El joven transformó todo el sistema convencional y sustituyó el agua por arena. Foto: Youtube Archie Read

El estudiante de arquitectura, materializó su idea después de una visita que tuvo a países con condiciones precarias.

El cuidado del agua hoy en día ha tomado más fuerza debido a las sacudidas con las que la propia naturaleza ha respondido en cuanto a los atentados directos que como humanos que le hacemos a la Tierra sin medir las consecuencias. En todo el mundo hay 2.100 millones de personas que no tienen agua en sus hogares, según el último informe que han realizado de manera conjunta la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF.

Archie Read es el nombre de este chico ingenioso que quiso pensar en las comunidades más desprotegidas, actualmente estudia en la Universidad de Dundee en Escocia y cursa tercer año de Arquitectura. Durante su proceso, estuvo algunos años realizando prácticas en una empresa de saneamiento en África, durante su experiencia visitó países como Kenia, pero fue Madagascar el destino que lo impacto y encendió en él esa intención de querer ayudar desde sus creaciones. 

La iniciativa surgió de la falta de inodoros en ese lugar, pero sabía que el de él debía ser práctico y que funcionase sin necesidad de agua, sin embargo, entendía que el proceso no sería tarea fácil puesto que el sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU, "Agua limpia y saneamiento", exige una serie de requisitos para poder cumplir con los niveles exigidos.

En principio, el producto llamado Sandi debía ser asequible para la población, y entre los parámetros a tener en cuenta, debía garantizar que tiene la capacidad de tratar los excrementos y la orina de un hogar compuesto por siete adultos durante dos días o tres kilos de residuos sólidos y 30 litros de residuos líquidos en total. Como lo asegura el diario El Español. 

Después de un tiempo de arduo estudio para aclarar las dudas que lo limitaban, como la falta de agua, entendió que con la arena podría lograr su cometido esto, basándose en el entorno donde sería utilizado. Pero pensar en eso no era todo, ya que debía darle un cambio al mecanismo que es usado en los inodoros convencionales, para ello usó un sistema de descarga mecánica mediante una cinta transportadora básica que traslada los excrementos del propio inodoro al depósito situado debajo del cuerpo.

Por ende, el usuario debe rellenar el cuerpo con arena y la empujarla hasta que ésta se desplace hacia la taza. Una vez esté llena, se pueden hacer las necesidades, tirar de la cadena con la misma palanca y esperar a que la arena empuje toda la suciedad hacia la trampilla que recorre el depósito de abajo. Por otra parte, el creativo joven adapto al sistema un divisor con el que separar las heces de la orina, esta separación permite tratar las heces como abono una vez que se saquen del depósito. De acuerdo al medio El Español, de llegar a comercializarse podría alcanzar el valor de 72 dólares (300.048 pesos colombianos). 

 

Artículos Relacionados

+ Artículos