Colombia.com Bogotá Jueves, 28 / Jun / 2018

Esta es la historia real del fantasma de Enfield, el inexplicable fenómeno paranormal

Tres testigos del caso ocurrido en un suburbio de Londres en 1977 recuerdan la historia que comenzó con ruidos inexplicables y objetos voladores. 

Esta es la historia real del fantasma de Enfield, el inexplicable fenómeno paranormal
El misterioso caso del Poltergeist de Enfield. Foto: Pixabay.

En 284 Green Street, Enfield, al norte de Londres, fue el lugar donde se presentó el caso del poltergeist mejor documentado de Reino Unido.

La palabra poltergeist, representado y conocido en todo el mundo por la película de terror 'Poltergeist-El fenómeno de 1982', viene del alemán 'poltem', hacer ruido, y 'geist', fantasma.

Te puede interesar: Video: Un supuesto hecho paranormal causa terror en un aula de clases

Durante 18 meses, comenzando en el verano de 1977, Peggy Hodgson, una madre soltera, sus hijas, y más de 30 testigos presenciales entre vecinos, investigadores psíquicos y periodistas fueron sorprendidos por movimientos de objetos y ruidos inexplicables.

En ese momento, el fenómeno se centro en las hijas de Peggy, Margaret Hodgson, de diez años, y Janet de 11, actuando como conducto de una voz misteriosa, ronca e inexplicable.

La cadena inglesa BBC reunió a tres de los testigos de este extraño suceso, conocido como 'El poltergeist de Enfield', quienes además, con ayuda de otros testimonios de la época, hicieron un reportaje donde recuerdan los hechos.

Momentos de pánico dejó este estremecedor caso. No llevaban muchos días en la casa, cuando la familia de Peggy comenzó a presenciar algunos sucesos paranormales. Una noche Margaret y Janet avisaron a su madre que la cama se movía sin parar y se sacudía de arriba a abajo.

La noche siguiente, las menores siguieron quejándose de los fuertes ruidos y movimientos de objetos que presenciaban, según sus relatos.

Así inicia la historia de 'El Poltergeist de Enfield', el caso paranormal más documentado de la historia

El 31 de agosto de 1977, Peggy Hodson entró a la habitación de sus hijas y vió como un tocador se movía, su reacción fue empujarlo dos veces, y a la tercera ya no pudo moverlo.

Por esta razón, Hodgson pidió ayuda a sus vecinos para verificar si había alguien desconocido dentro de su casa, pero no encontraron nada.

Exponen el caso a la Policía

El vecino Vic Nottingham confundido por lo que estaba pasando y al no hallar una explicación lógica ante los hechos, dijo que lo único que se quedaba por hacer era llamar la policía.

La policía Carolyn Heeps fue la primera en llegar al lugar, encontrándose con una silla que se deslizaba por la habitación, dejándola al instante impactada.

'Se levantó del piso, tal vez media pulgada, y se deslizó hacia la derecha unos 3,5 a 4 pies (1 a 1,2 metros) antes de que se detuviera'.

Las primeras fotografías

Fue Graham Morris, el fotoperiodista que en ese momento trabajaba para Daily Mirror, quien registró las primeras fotos de este fenómeno. Al llegar a la casa, se detuvo en la penumbra de la cocina mientras los adultos llevaban a los niños que estaban durmiendo.

Para él, fue claro que estos extraños acontecimientos ocurrían cuando los niños estaban en casa, especialmente Janet.

'La última en entrar fue Janet. De repente, los objetos simplemente comenzaron a volar... un pedazo de Lego, incluso, me golpe+o en el ojo derecho', recordó Morris.

El es una de las personas que confirma que los objetos no eran lanzados por nadie, pues tuvo una visión clara de todas las personas que estaban allí, y 'ninguna estaba haciendo nada', dice.

Además, describe una secuencia de fotos que tomó en un momento en el que Janet 'levitaba'. En la foto, la menor parece haber 'subido desde una posición boca abajo, volando por la habitación y está en el aire'.

Investigadores de fenómenos paranormales

Maurice Grosse, de la Sociedad para la investigación psíquica, fue quien dirigió el proceso de búsqueda de lo que sucedía, presenciando varios hechos inexplicables en la habitación de Janet.

Rosalind Morris cubrió la historia en ese tiempo para BBC Radio, quien junto con Maurice hicieron una vigilia nocturna mientras la familia dormía.

'Después de que las niñas se fueron a la cama, se produjo un estrepitoso ruido arriba en su habitación', narra Rosalind. Al subir las escaleras, evidenció que al parecer algo había movido una silla al otro lado de la habitación, a una distancia de unos 2,7 metros, mientras las niñas estaban en la cama.

Richard Grosse, hijo del investigador Maurice Grosse, participó como abogado, ayudando a su padre a interrogar al poltergeist de Enfield. Cuando el supuesto fantasma comenzó a hablar, Richard se convirtió en su interlocutor.

Así se comunicó el 'fantasma'

Con una voz ronca y masculina se comenzó a escuchar cuando los niños estaban en la habitación, y esta parecía provenir detrás de Janet, quien manifestó sentir que la voz venía de la parte posterior de su cuello.

La voz se identificó como un antiguo residente de la casa, Bill Wilkins, quien dejó el mundo a sus 72 años, a causa de una hemorragia en una silla que quedaba en un rincón del piso de la planta baja, expresó el mismo mientras lo interrogaban.

Al preguntarle por qué Janet no lo podía ver, respondió 'Soy invisible... porque soy un G.H.O.S.T. (fantasma deletreado).

Janet fue trasladada al Hospital Maudsley de Londres, en donde le realizaron una serie de pruebas para detectar cualquier anomalía física o mental, pero no se encontró nada.

Todo terminó en abril de 1979 con la intervención de Ed y Lorraine Warren, famosos investigadores paranormales quienes lograron "extraer el demonio" del cuerpo de Janet.

Para muchas personas, esta historia no es más que un truco bien planeado, pero para otros, se trató de un hecho real, del que hoy en día se han inspirado numerosos documentales y películas.