Por: Jessica Mutis • Colombia.com

En Cartagena le cobraron a turista cuatrocientos mil pesos por botella de aguardiente

El hombre proveniente de Cali, compartió su indignación con un portal local de noticias el cual lo publicó en Twitter y la ola de comentarios se desató.

El turistas es de origen caleño. Foto: Shutterstock
El turistas es de origen caleño. Foto: Shutterstock

El hombre proveniente de Cali, compartió su indignación con un portal local de noticias el cual lo publicó en Twitter y la ola de comentarios se desató.

Es común que se hagan virales este tipo de denuncias y más si es en lugares turísticos y apetecidos. Los habitantes de algunas zonas se aprovechan de la buena voluntad del cliente y exceden en sus cobros o agregan servicios que no han solicitado, asegurando que los prestaron. El caso más reciente se pudo corroborar por medio de una factura compartida en redes donde el monto por una botella de aguardiente tapa azul fue de 400.000 mil pesos colombianos, licor que normalmente tiene un valor de 55 mil pesos colombianos, la cuenta tuvo un total de 480. 741 pesos sumándole unos energizantes, soda y 20.000 de propina por derecha. 

Sobre el hecho que indignó a varios internautas no ha sido motivo de respuesta por parte de las autoridades competentes. Ante la situación varios usuarios opinaron “Yo aconsejo preguntar precios primero, o llevar todo a la playa desde agua para arriba así no pueden estafar, lo digo porque ya me sucedió”, “Sería muy bueno saber el nombre del establecimiento donde cometieron ese abuso para hacerlo público y que todos los turistas le saquen el cuerpo”, “Muy mal hecho y no es la primera vez que pasa”.

El mal momento se suma al de meses atrás donde en esa misma zona del país se le hizo un cobro de 250.000 pesos a otros turistas por supuestamente la seguridad del lugar donde estaban, así mismo de acuerdo a los viajeros otra modalidad de estafa es cuando se acercan a supuestamente regalar algún objeto como manillas o en el peor de los casos comida típica como las almejas para después tener cobros excesivos. 

En la factura se veía reflejado el consumo de una piña colada por valor de $30.000, un agua de coco $20.000, una botella de agua $6.000 y sillas playeras $30.000 y por último el de la seguridad. Para un total de 336.000 mil pesos. 

Por el contrario, esta situación si tuvo el pronunciamiento de Natalia Bohórquez, directora de Corpoturismo en Cartagena: “Lamentamos estos hechos. Desde Corpoturismo trabajamos por un turismo responsable y sostenible. Recomendamos antes de consumir un producto o servicio consultar el precio, ante cualquier eventualidad comunicarse con la autoridad competente”.

Se espera, que este tipo de establecimientos y vendedores tengan regulación, así mismo no sobra recomendar a los turistas, preguntar los valores antes de comprar al igual que no acceder a posibles estafas y sospechar de cualquier persona.  

Artículos Relacionados

+ Artículos