Por: Jessica Mutis • Colombia.com

Las condiciones meteorológicas ya no serán motivo de retraso en sus vuelos

El aeropuerto El Dorado de Bogotá, cuenta ahora con la certificación del sistema ILS CAT III el cual permite el aterrizaje de aeronaves en condiciones de baja visibilidad.

A partir del 16 de agosto entró en operación dicha tecnología. Foto: Shutterstock
A partir del 16 de agosto entró en operación dicha tecnología. Foto: Shutterstock

El aeropuerto El Dorado de Bogotá, cuenta ahora con la certificación del sistema ILS CAT III el cual permite el aterrizaje de aeronaves en condiciones de baja visibilidad.

Esta aprobación se dio por parte de la Aeronáutica civil y funcionará en la cabecera occidental de la pista norte del Aeropuerto, el sistema ya se encontraba instalado, pero falta la aprobación y estudio por parte de la Secretaría de Autoridad de la Aeronáutica Civil. 

“Abordo de las aeronaves puedan aterrizar casi sin visibilidad, con una visibilidad entre los 50 y 200 metros aproximadamente y sin techo, es decir que, la capa de nubes está pegada sobre la tierra básicamente”, manifestó Francisco Ospina, director encargado de la Aeronáutica Civil. 

El objetivo principal de esta implementación es minimizar la cantidad de vuelos cancelados e igualmente disminuir los retrasos de dos y tres horas. Se calcula que diariamente 250 vuelos se retrasen en el aeropuerto internacional por cuenta de las condiciones meteorológicas, lo que equivale a un estimado de 55.000 pasajeros afectados en hora y media que normalmente dura el cierre. 

Por otra parte, Ospina indicó “Con la certificación de esta tecnología esperamos poder mejorar las operaciones del aeropuerto El Dorado, evitando demoras a los usuarios sin poner en riesgo su seguridad, es importante tener en cuenta que las aeronaves deben contar con la tecnología a bordo y la certificación de las tripulaciones para poder operar en Categoría III”.

Cabe resaltar que El Dorado es el único aeropuerto es el único en el país que cuenta con este beneficio debido a las condiciones climáticas que caracterizan la capital. La pista sur también está siendo evaluada para darle aprobación prontamente y así contar con un espacio más amplio para las aeronaves. 

“Para el Gobierno Nacional, garantizar la seguridad aérea seguirá siendo una prioridad, por eso, mantener todos los sistemas de ayuda a la navegación aérea en los aeropuertos del país será la tarea que seguiremos adelantando con el fin de ofrecer cada vez mejores condiciones operacionales en el transporte aéreo”, expresó el ministro de Transporte, Guillermo Reyes.

Entre los beneficios para las aerolíneas también se destacan la facilidad en el aterrizaje, generando aumento en la capacidad y mayor fluidez en las operaciones. De acuerdo a la información suministrada, la inversión para adecuar la pista superó los 30.000 millones de pesos.

“Esto por supuesto que va a redundar en los vuelos especialmente de la madrugada, en jornadas como las que se nos aproximan de una alta lluvia y dificultades climatológicas para que no tengamos las dificultades que hasta ahora teníamos” concluyó Guillermo. 

Artículos Relacionados

+ Artículos