Colombia.com

Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, el mundo perdido más hermoso de todos

En lengua Carijona, Hoto o Huake, familia indígena del bajo Yarí, Chiribiquete significa “Cerro que dibuja pinturas” pero este gigantesco sistema de cerros no solo hace eso, también dibuja verde, dibuja biodiversidad, dibuja belleza y dibuja fecundidad; dibuja vida sin cesar.

Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, el mundo perdido más hermoso de todos
En el parque se pueden encontrar animales como el jaguar, el tapir y el águila arpía, entre muchos otros. Foto: PNN Chiribiquete

Dijo alguna vez un científico extranjero que en la Serranía de Chiribiquete ubicada en los departamentos de Caquetá y Guaviare, el tiempo se detuvo y que no sería extraño que apareciera un dinosaurio, no resulta una idea descabellada porque incluso tiene como habitantes a tribus que jamás han tenido contacto con la mal llamada civilización occidental.

El Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete es considerado como uno de los pocos lugares inexplorados del planeta, por eso es que la esencia sabia se encarga de mantener esa condición; ella no quiere que la mano destructora de mil dedos del hombre aparezca o pretenda asentarse en la espesura de su gran belleza, ella desea que quienes la visiten esparzan por el mundo el ánimo bendito de proteger la naturaleza en todas sus expresiones.

La vegetación se puede agrupar en diferentes biomas que se encuentran dentro del parque. Foto: PNN Chiribiquete

Chiribiquete es un lugar místico y misterioso en medio de la perfección nativa, puede ser el fin del mundo pero también un completo paraíso, es tal la magia del lugar que a su alrededor son muy activas las fuerzas telúricas. Para los indígenas que se ubicaron en el gran Chiribiquete, los mitos son el significado de sus zonas bienaventuradas, escenarios en los que los espíritus protectores de la selva se mueven con total libertad y en donde los ancianos más experimentados tienen un contacto inmortal con cada una de las especies.

Es tal la abundancia de biodiversidad en el Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete que cada vez que una misión científica lo visita se encuentra con una especie animal o botánica nueva, Chiribiquete es en palabras de muchos visitantes la más auténtica de las alucinaciones.

El parque posee la fauna representativa del área amazónica. Foto: PNN Chiribiquete

Por tratarse de un completo tesoro planetario ha sido declarada como patrimonio de la humanidad, razón que la convierte en una joya preciosa que pasó de dos millones de hectáreas de extensión a cuatro y que debemos cuidar y mantener inmaculada, una razón por la cual deben entregarse grandes presupuestos a fin de evitar que oleadas de turistas sin conciencia puedan atentar contra su naturaleza. El Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete no es solo un orgullo colombiano, es un regalo que el mundo entero agradece.

Los tepuyes o grandes cerros abundan en Chiribiquete, son formaciones geológicas consideradas de las más antiguas del planeta y también sagradas para las tribus originales, y en cuyas paredes fueron plasmadas escenas de la vida primitiva que tienen una gran importancia para la tierra, estos dibujos son la clave para descifrar la conexión del hombre con la gran madre naturaleza.

Chiribiquete es un oasis de paz, aquí la rutina es la propia de la dinámica natural y la vida transcurre muy apacible entre ríos de todos los tamaños, extensiones  y caudales, vegetación indescriptible, guacamayas y jaguares; aquí definitivamente el tiempo se detuvo y no quiere adelantar el reloj porque no desea que las obras del hombre, generalmente moldeadas con cemento y gasolina hagan parte de su paisaje.

Hacer una lista de cada especie animal o floral del Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete resulta una labor incompleta, hacer una lista de sus atractivos también lo es porque este parque es sencillamente elevar el espíritu a un estado máximo y comprender que somos los hermanos menores, somos los hijos de la madre tierra que clama agradecimiento y compasión con ella, una madre que ha parido belleza suprema, una madre bondadosa y llena de generosidad.