Actualización: Jue, 19 / Nov / 2015 4:20 pm
Jueves, 19 / Nov / 2015

Cuatro de cada diez personas sufren problemas de sueño

Hay una tendencia significativa de personas que no pueden dormir bien y de otras que incluso no consideran importante el buen sueño para la reparación diaria del organismo.

Cuatro de cada diez personas sufren problemas de sueño
Cuatro de cada diez personas sufren problemas de sueño

Los problemas de sueño pueden ser causados por prácticas inadecuadas en el día, en cuanto a alimentación, actividad física, horarios laborales y lugar de descanso entre otros.

Según el doctor Santiago Rojas, la mayoría de personas con estos problemas recurren a fármacos para poder dormir, muchas veces sometiéndose a otro tipo de efectos secundarios, sin saber que es mucho más efectivo tan sólo mejorar las rutinas del sueño y del descanso.

Lo importante no es solo dormir, sino dormir bien, que va más allá de estar activo y ser más productivo en el día a día. Se trata de prevenir las consecuencias irreversibles a largo plazo de dormir mal porque “no dormir bien puede favorecer que se presenten enfermedades tan severas como el alzhéimer (demencias),  ya que el sueño adecuado contribuye al mantenimiento de recuerdos y la memoria para archivar con éxito lo que sucede en el día a día,  entonces si bajan los niveles de oxígeno en sangre junto a  un sueño de ondas lentas reducido, como en la apnea, favorecen el deterioro cognitivo”, afirma el experto.

Te puede interesar: Los expertos recomiendan dormir en el trabajo

Por esta razón, el doctor nos da algunas recomendaciones para adoptar una nueva rutina encaminada a un descanso natural al dormir, el cual depende exclusivamente de la disciplina de cada persona junto a la importancia que le dé a dormir bien para evitar en un futuro mayores complicaciones. 

En el día

  • Es vital desayunar durante la primera hora en la que se despierta porque si la persona aplaza más el tiempo o no desayuna, corre el ciclo de alimentación y en la noche tendrá más  hambre alterando el sueño. 
  • Durante el día se va gastando la energía y una alternativa para recuperarla es tomar una siesta que no exceda los 40 minutos para no entrar a la etapa de sueño profundo. Diferentes estudios contraindican las siestas de 60 o más minutos. La que sí revitaliza es la que se toma entre 20 y 40 minutos, asegura Santiago Rojas.

Antes de ir a dormir

  • Es importante cenar algo ligero dos horas antes de acostarse, incluso tomar agua sólo hasta una hora antes de ir a dormir. 
  • Preparar la habitación para dormir desconectando todo tipo de aparatos tecnológicos que reciban y emitan ondas, además de los que tengan luz LED. 
  • La cama se debe reservar exclusivamente para dormir y para hacer el amor porque el cerebro ha asimilado gracias a los malos hábitos que la cama también es para ver TV, leer y trabajar.  
  • En personas entre los 20 y 50 años, se deben dedicar mínimo 7 a 8 horas para dormir porque así se logran los ciclos necesarios de los dos tipos de sueño (REM y NREM), para lograr todos los beneficios para la salud y la calidad de vida.

Durante el sueño

  • La posición fetal es la que más recupera al cuerpo porque es la forma innata que proporciona un descanso natural. 85% de las personas sufren de dolor de espalda al dormir porque no se toman en serio el ritual del sueño sino que se duermen como quedan después de ver televisión o simplemente por cumplir con la necesidad humana de dormir, asegura Rojas. 
  • Los olores cumplen una actividad en el cerebro que les genera confianza o desconfianza. La respuesta de asco genera evasión, rechazo, la atención como supervivencia. 

Estas recomendaciones son la primera opción a la que las personas deberían realizar antes de recurrir a medicinas y valoración médica porque se trata de cambios que pueden funcionar desde uno mismo.