Actualización: Mar, 11 / Ene / 2011 10:04 am
Martes, 11 / Ene / 2011

La comida sana previene la depresión en la mediana edad

La depresión no es una simple tristeza pasajera, sino un profundo problema en el estado de ánimo que hace que una persona no pueda seguir con su vida habitual.

La comida sana previene la depresión en la mediana edad

Una dieta saludable rica en frutas, vegetales y pescado es muy efectiva a la hora de mantener la salud y la figura. Un grupo de investigadores encontró que este buen hábito tiene otro beneficio extra: previene la depresión en la mediana edad.

La depresión no es una simple tristeza pasajera, sino un profundo problema en el estado de ánimo que hace que una persona no pueda seguir con su vida habitual.

Por ese motivo, se considera que es un trastorno incapacitante que requiere de atención por parte de especialistas.

No existe una causa única de depresión, pero se considera que se desarrolla por una combinación de factores psicológicos, genéticos y bioquímicos.

Sus síntomas varían mucho de persona a persona, pero los más habituales suelen ser la tristeza o ansiedad profundas, la irritabilidad, el pesimismo, los problemas para concentrarse, la perdida de interés por las actividades que antes se disfrutaban, entre muchos otros.

Alimentos para sonreír

Los científicos de la Universidad del Colegio de Londres, el Instituto Nacional para la Salud y la Investigación Médica (Francia) y la Universidad de Montpellier (Francia) investigaron el efecto de una dieta sana general sobre el estado de ánimo.

Comentaron que la mayoría de los trabajos previos se enfocaron en la influencia de nutrientes específicos sobre la depresión, pero dejaron de lado el análisis de la alimentación como un todo.

En total, analizaron a 3.486 hombres y mujeres de una edad promedio de 57 años. Pudieron identificar dos hábitos de alimentación entre ellos.

Por un lado, estaban los que comían sanamente un conjunto de frutas, vegetales y pescados. Por otro lado, algunos voluntarios preferían comida procesada como los postres con azúcar, frituras, granos refinados y productos lácteos con mucha grasa.

Después de cinco años, los científicos les presentaron un cuestionario destinado a evaluar la presencia de una posible alteración en el estado de ánimo. Las personas que se alimentaron a base de alimentos procesados tenían un riesgo 58% mayor de desarrollar una depresión.

Los investigadores aclararon que aunque notaron un patrón muy consistente entre alimentación y depresión, se deberá realizar más estudios para confirmarlo de manera definitiva. Además, no descartan la posibilidad de que sea al revés, es decir que las personas que tiene tendencias depresivas elijan más habitualmente los alimentos procesados.

Neomundo.com.ar