Actualización: Lun, 01 / Jun / 2015 11:24 pm
Lunes, 01 / Jun / 2015

¡Deja el miedo! Rompe con los mitos de la ortodoncia

Archivado en Salud

Aunque la visita al ortodoncista suele ordenarse por el odontólogo, hay numerosos signos que indican que se requiere de una vista al especialista. Te invitamos a romper con los mitos de la ortodoncia.

¡Deja el miedo! Rompe con los mitos de la ortodoncia
Conoce los mitos sobre la ortodoncia. Foto: Prensa

El doctor Carlos Argote recomienda observar detalles tan sencillos como que los dientes de arriba sobrepasen los de abajo, que se vean salidos, o si tienen apariencia de que fueron raspados, ya que son indicios de problemas que un ortodoncista puede corregir.

Hay muchos mitos alrededor de por qué se generan estos problemas. Hábitos desde la niñez o a causa de la ansiedad, pueden influir en que más adelante se desarrollen complicaciones que requieren de la intervención de la ortodoncia. 

Alrededor de la ortodoncia siempre se han generado numerosos mitos, desde los hábitos que dañan los dientes hasta las supuestas consecuencias de la ortodoncia. El doctor Carlos Argote confirma que chuparse el dedo, utilizar chupo por mucho tiempo, morder objetos como esferos o lápices pueden abrir la mordida, una maloclusión en la que los dientes frontales no se tocan. 

En cambio, desmiente que un tratamiento de ortodoncia pueda dañar las raíces, manchar los dientes o que genera problemas digestivos, pues estos dependen de muchos más factores. Así, el único mito cierto de la ortodoncia es que no es rápida, ya que “es algo fisiológico, no se puede apresurar demasiado”. 

Otras concepciones erradas son que la ortodoncia arregla todo tipo de problemas, como el bruxismo o defectos de vocalización. Lo que la ortodoncia puede hacer es trabajar de la mano con otras prácticas que corrigen problemas esqueléticos o fonoaudiológicos para que se facilite el tratamiento, como en el caso del bruxismo, en el que la ortodoncia facilita la protección de los dientes.

En cuanto al cuidado que deben tener los tratamientos de ortodoncia, no es cierto que sea necesario cambiar por completo hábitos alimenticios, ya que los brackets se pueden caer por factores diversos. 

Es cuestión de tener buenos hábitos de higiene oral y de ser un poco más cuidadoso, con alimentos duros o que puedan pegarse a los brackets, y por ejemplo cortarlos en pedazos más pequeños. 

Según el Dr. Carlos Argote, hay muchas opciones de ortodoncia que varían en precio y en características como la visibilidad de los brackets, que hacen que sea una opción asequible y efectiva. Los brackets linguales, por ejemplo, son un poco más costosos pero son muy poco visibles pues van detrás de los dientes. Lo importante es que “cada caso es individual y especial y por lo tanto requiere de distintos cuidados y tratamientos”.