Actualización: Jue, 25 / Jun / 2015 5:33 pm
Jueves, 25 / Jun / 2015

Dormir mal, un peligroso detonante de enfermedades crónicas

Archivado en Salud

Los malos hábitos a la hora de dormir son la causa de las molestias más comunes que sufren las personas en su día a día como cansancio, dolores de cabeza, desconcentración, dolores de cuello y espalda, cefalea tensional, poco rendimiento en el trabajo, irritación y cambios de humor. 

Dormir mal, un peligroso detonante de enfermedades crónicas
Las personas no duermen la misma cantidad de tiempo. Foto: Difusión

Estas derivaciones hacen que paulatinamente la salud se deteriore. Incluso, dedicar más tiempo en la noche a ver televisión o utilizar dispositivos electrónicos, trabajar o estudiar hasta la madrugada, dormir sobre colchones rígidos y tener malas posturas al dormir, hacen que los ciclos del sueño se alteren y causen efectos más perjudiciales.

El portugués Fernando Matos Simões, asesor en tecnología del sueño y descanso para Americana de Colchones y experto mundial en esta temática, explica cuáles son las razones de dormir mal y destaca la importancia de respetar cada etapa del sueño para beneficio del cuerpo, además expone algunas recomendaciones para lograr un descanso natural y vital.
 
Las personas no duermen la misma cantidad de tiempo

Fernando Matos Simões, experto mundial en tecnología para mejorar la calidad del sueño, explica por qué las personas no saben descansar, además cuenta que sueñan hasta 5 veces en la noche y transpiran 92 litros al año mientras duermen.

Matos indica que un 5% de la población mundial necesita menos de 5 horas de sueño mientras que otro 5% necesita más de 10 horas y el 90% restante requiere entre 7 a 8 horas de sueño.

Esto sucede porque esta gran mayoría dedica más tiempo pasando por las dos primeras fases de sueño (sueño ligero y sueño superficial) para alcanzar el sueño profundo reparador (etapa N3), que es la etapa donde el cuerpo consigue la relajación máxima y descanso vital para recuperar la energía de un día.
 
Dormir sobre lo rígido
 
Muchas personas no descansan sobre un colchón adecuado y por esto no consiguen un sueño profundo y reparador. El experto asegura que particularmente en Colombia, las personas duermen equivocadamente en colchones duros porque consideran que es mejor para la espalda y optan por el colchón ortopédico que “no tiene resiliencia para dar el correcto soporte a la quinta y sexta lumbar, que son las que reciben el peso de la columna en el día”.

El cuerpo debe reposar sobre una superficie que se ajuste a la contextura de cada persona y sus curvas naturales, evitando así generar puntos únicos de presión que perjudiquen la postura corporal.
 
Despertar y seguir cansado
 
Las personas que duermen de lado sobre un colchón duro ejercen presión sobre el brazo causando que en determinado tiempo la extremidad supere los 28 milímetros mercurio de presión, por esto la sangre deja de circular en los vasos capilares y el brazo se duerme. 

La reacción del cuerpo es cambiar de posición y es ahí cuando el sueño se interrumpe. Una persona puede repetir este ejercicio inconscientemente hasta 100 veces en la noche, afectando la calidad del sueño y despertando cansado por tantos cambios de posición, a pesar de pasar varias horas “durmiendo”. 

Por esto es recomendable dormir sobre un colchón medianamente blando que se acomode a los 4 puntos de mayor presión del cuerpo (cabeza, espalda, cadera y pies) adaptándose a las formas y peso para que el cuerpo realmente repose y alivie las presiones, logrando que la persona llegue y se mantenga en el sueño profundo reparador y permanezca la mayor parte de la noche sin tener que hacer movimientos involuntarios.