Actualización: Mié, 23 / Sep / 2015 9:50 am
Miércoles, 23 / Sep / 2015

¿Qué puede aumentar el riesgo de osteoporosis?

Archivado en Salud

A pesar de que la osteoporosis sea más común a medida que uno envejece, no es parte del proceso natural de envejecimiento.

¿Qué puede aumentar el riesgo de osteoporosis?
¿Qué puede aumentar el riesgo de osteoporosis?

Existen varios factores, tales como los antecedentes familiares, que aumentan el riesgo de osteoporosis. Al crecer, el cuerpo, normalmente, forma nuevo hueso y descompone el viejo.

En la juventud, el cuerpo forma nuevo hueso más rápido de lo que descompone el hueso viejo, razón por la que aumenta la masa ósea. La mayoría de personas alcanza el pico de su masa ósea entre los 25 y los 35 años de edad, y mientras más alto es el pico de la masa ósea, con más hueso cuenta el cuerpo para mantener la salud ósea durante el resto de la vida. 

La osteoporosis se presenta cuando la formación de nuevo hueso ya no puede mantener el mismo ritmo de la descomposición del hueso viejo y por lo tanto, los huesos se vuelven débiles, frágiles y quebradizos. 

Te puede interesar: Cada tres segundos el Alzheimer se lleva una memoria

Además del envejecimiento, las investigaciones demuestran que los antecedentes familiares contribuyen al riesgo de osteoporosis. Cuando los padres o hermanos tienen la enfermedad, el riesgo aumenta, especialmente si uno de los padres sufrió fractura de cadera. 

Las mujeres corren más riesgo, sobre todo quienes ya atravesaron por la menopausia. Eso se debe a que las mujeres tienden a perder densidad ósea más rápidamente en los años posteriores a la menopausia. No obstante, eso no significa que los hombres no puedan padecer osteoporosis, pues alrededor de 20 por ciento de las personas diagnosticadas con la enfermedad son del género masculino. 

La diabetes también aumenta el riesgo de padecer esta enfermedad. Desde hace tiempo se sabe que la diabetes tipo 1 contribuye al riesgo de osteoporosis, debido a que ésta suele empezar en la infancia y puede repercutir negativamente sobre la fortaleza ósea a medida que la persona crece. Sin embargo, hace poco se descubrió que las personas con diabetes tipo 2 también corren más riesgo, pero no se sabe por qué. Ese interrogante es actualmente el tema de considerable cantidad de investigaciones. 

La baja ingesta de calcio contribuye a menor densidad ósea, pérdida ósea prematura y mayor riesgo de fracturas. La deficiencia de vitamina D también puede contribuir con el tiempo a menor densidad ósea.