Actualización: Lun, 04 / Ago / 2014 4:00 pm
Lunes, 04 / Ago / 2014

Consejos para la semana mundial de la lactancia materna

Archivado en Salud

La lactancia materna es como un maratón, dado que se debe tener una dedicación y requiere una preparación minuciosa de cuidado (alimentación, hidratación, masajes) y algunos sacrificios (periodicidad, dolor). 

Consejos para la semana mundial de la lactancia materna
Lactancia Materna.

El momento de la lactancia materna es uno de los más importantes para la vida de los niños recién nacidos y para las madres. Es un período de profunda conexión entre los dos, en el cual se da el alimento más completo que debe recibir un niño como alimento exclusivo en los primeros 6 meses de vida y se experimenta un intercambio de afecto y seguridad emocional, fundamental para la vida adulta. 

1 Tan pronto nazca tu hijo, inicia la lactancia

Justo después del parto, el bebé está listo para succionar. En los primeros 30-50 minutos, es capaz de encontrar tu pecho y lactar. La temprana y frecuente succión en las primeras horas y días, ayuda para que la leche baje más rápido. La primera leche, llamada calostro, es amarillenta, extremadamente rica en proteínas y vitaminas. También contiene anticuerpos que son importantes al otorgar al bebé un sistema de defensas que aún no tiene desarrollado.

2 Refuerza el vínculo con tu bebé

El contacto piel a piel y 24 horas en la habitación, hace la lactancia más fácil. En los primeros días, permanece con tu bebé para alimentarlo de acuerdo a sus necesidades, y no le administres otro alimento que no sea tu leche. Disfruta el contacto piel a piel; esto ha demostrado que ayuda a la lactancia y refuerza la relación madre e hijo.

3 Sé paciente

La leche comienza a ser producida en mayores cantidades entre el segundo y el cuarto día después del parto, haciendo que los senos se sientan llenos.

4 Mantente cómoda y segura

La lactancia provee un tiempo para que tú y tu bebé se relajen juntos. Por esto, necesitas estar cómoda para sostener a tu bebé de manera segura y en una posición adecuada.

5 Los bebés pueden comunicar su hambre con pequeños signos:

• Movimiento y sonidos de succión.

• Sonidos de saboreo.

• Lamer los labios y sacar la lengua.

• Rápido movimiento de ojos.

• Poner la mano en la boca y succionarla.

Comienza la lactancia a los primeros signos de hambre y no esperes a que el bebé llore.

6 Lacta correctamente

La clave de la lactancia exitosa empieza cuando tu bebé es capaz de introducir en su boca el pezón y parte de la areola. De esta manera, la succión es efectiva, la leche fluirá bien y tu bebé tomará suficiente leche materna.

7 Elimina gases al bebé

Recuéstalo contra ti, en posición vertical, con la mejilla descansando sobre tu hombro. Da masajes en su espalda, sin dar golpes. Otra forma es colocando a tu bebé boca abajo sobre tus muslos y realizar movimientos de masaje en su espalda. También puedes colocarlo sentadito entre tus muslos y darle movimientos circulares de izquierda a derecha.

8 Descansa y aliméntate bien

Para mejorar la producción de leche es importante que consumas una alimentación variada y balanceada que incluya frutas, verduras, carnes, lácteos, cereales, carbohidratos, grasas saludables (aceites vegetales) y suficiente cantidad de agua. Debes aprovechar para descansar al mismo tiempo que tu bebé duerme para que estés relajada en el momento precioso de la lactancia.

9 Evita la hinchazón de tus senos

Esta resulta de la acumulación de leche en tus senos y puede ocurrir si tu bebé no está lactando apropiadamente (no puede desocupar el seno completamente).

• La lactancia de tu recién nacido debe realizarse a libre demanda o inicialmente que no pase más de dos horas sin alimentarse.

• Toma una ducha caliente o coloca un paño húmedo caliente para aliviar el dolor.

• Extrae un poco de leche (manualmente o con una bomba) si tus senos están demasiado llenos (puedes guardarla).

10 Evita que tus pezones se maltraten

La succión vigorosa y la lactancia inadecuada pueden causar heridas o pezones agrietados. Para evitar estas molestias:

• Trata una nueva posición para la lactancia.

• Deja secar tus senos al aire después de alimentar a tu bebé.

• Frota tu propia leche alrededor de los pezones.

• Viste solamente prendas de algodón.