Colombia.com Bogotá Viernes, 28 / Oct / 2016

¿Cómo conectar con la personalidad de su hijo? Cuatro tips para ser buen padre

Con unos pocos consejos, podemos mejorar como padres para entender, estar al tanto y mejorar nuestra capacidad de conectar con las personalidades de nuestros maravillosos hijos.

¿Cómo conectar con la personalidad de su hijo? Cuatro tips para ser buen padre
Cuatro tips para ser buen padre

Tanto con personalidades individuales como en las etapas cambiantes de la vida, a los padres les puede costar entender cómo conectar o satisfacer necesidades. La buena noticia es que no hace falta saber todo, sólo lo básico, y cómo buscarlo.

Te puede interesar: Mujer interrumpe su embarazo para salvarle la vida a su hermano

1. Busque pistas: Cuando entendemos la constitución básica de un hijo, por ejemplo, suele despertarse de mal humor, es sensible a ciertas situaciones, etc. Podemos buscar cambios o matices sutiles que nos digan que algo anda pasando.

Soy lectora voraz de la escritora de novelas de detectives Agatha Christie y creo que eso me hizo mejor madre. A medida que conectamos “pistas” somos capaces de entender un contexto más amplio o situación que esté ocurriendo.

Una de mis amigas tiene una hija con bello cabello largo, que adora. De la nada, un día su hija volvió a casa y le pidió que le cortase el cabello corto. Lo que podría parecer un pedido de moda típico de una preadolescente no le sonó bien a su madre. Sumando un par de cambios muy sutiles en su personalidad, la madre salió en busca de más información. Descubrió que a su hija la estaba acosando otra niña en la escuela que le había dicho que debía cortarse el cabello para seguir formando parte del grupo. Conocer bien a su hija y buscar pistas fue fundamental. Con ambas, la madre pudo intervenir en una situación crítica de forma positiva.

2. Responda con calma: Cuando un hijo está en plena transición entre edades y etapas, su personalidad cambiará también. Además de padre, usted debe ser una caja de resonancia: escuchar primero, hacer preguntas después y finalmente evaluar y decidir (lamentablemente, reaccionar exageradamente con mucha emoción no está en la lista… todavía).

Recuerdo cuando de una de mis hijas volvió de la escuela y anunció que tenía novio. Estaba en séptimo grado. Por suerte, en vez de reaccionar exageradamente con mucha emoción, entré en modo británico, mantuve la calma y seguí hablando. Me vino a la mente la idea de que pensar “¿Y qué te parece que es eso?”. Por suerte, resulta que a veces se abrazaban antes de entrar a clase y se sentaban a almorzar juntos.

Mientras hablábamos de que las relaciones son diferentes según la edad y, del compromiso y el cariño que resultan apropiados para eso llegamos a un acuerdo. Ella le sugeriría a él que en vez de novio y novia, ellos seguirían siendo “amigos súper cercanos” (sin abrazarse, sí sentarse juntos). Fue lo que ocurrió, y luego, en cuestión de días, volvieron orgánicamente a ser amigos y todo salió bien.

3. Ayúdelos a aceptar su yo básico: Muchas veces a los niños les da vergüenza hacer comentarios pícaros, no quedarse quietos cuando corresponde o no encajar en el molde de lo “normal”. Como madre de un niño con síndrome de Asperger, sé cómo puede ser, a la enésima potencia. Lo que más sirve es educar a nuestros niños sobre su personalidad, enseñarles que cada tipo tiene sus puntos fuertes y débiles y que depende de nosotros administrar nuestra personalidad y nuestra conducta, lo que puede implicar desarrollar, moderar y compartir de forma adecuada.

Cuando una de mis hijas me dijo que hacer esas cosas la hacía sentir que no estaba siendo ella misma, hablamos sobre “el lugar y la energía”. O sea, es importante ajustar la conducta de uno a la situación, pero no necesariamente cambiar de personalidad. Por ejemplo, es como no ir a una boda tradicional en traje de baño o hacer mucho ruido en una biblioteca. Podemos ajustarnos a lo que es apropiado sin dejar de ser esencialmente nosotros.

4. Aproveche lo positivo: Podemos llevar esa aceptación un poco más lejos y ayudarlos a desarrollar sus personalidades de forma positiva. A una de mis hijas le encanta hablar sobre videos de YouTube y Vine y lo que yo llamo charlar “por extractos”. Con el tiempo, me di cuenta de que mi reacción a ella se había vuelto negativa: yo quería conversar de verdad sin acotaciones de terceros.

Finalmente, me di cuenta: hay que aprovechar sus puntos fuertes. Entonces le conté sobre la inscripción a un Campamento de Cine Infantil para que fuera más consciente de los videos y los medios y que aprendiera cosas como dirección, sonido, edición y actuación. Le gustó tanto que no sólo quiso inscribirse para el año siguiente, sino que, grata sorpresa, ahora me ayuda a armar mensajes en video para las mujeres y las familias.

Con unos pocos consejos, podemos mejorar como padres para entender, estar al tanto y mejorar nuestra capacidad de conectar con las personalidades de nuestros maravillosos hijos.

Te puede interesar: 

#Familia ¿Por qué tanto esfuerzo si podemos aprender de quienes ya han pasado por ahí?

Posted by Colombia.com on Friday, October 21, 2016

Colombia.com/KSL.com