Por: Prensa Mayo Clinic • Colombia.com

Tratamiento de los alimentos: ¿cuándo refrigerarlos para no intoxicarte?

Experta comparte consejos para refrigerar y tratar los alimentos, con el fin de evitar un caso de intoxicación; aquí te contamos lo que debes saber.

Así es como debes refrigerar la comida para evitar intoxicaciones. Foto: Shutterstock
Así es como debes refrigerar la comida para evitar intoxicaciones. Foto: Shutterstock

Experta comparte consejos para refrigerar y tratar los alimentos, con el fin de evitar un caso de intoxicación; aquí te contamos lo que debes saber.

En la cultura colombiana es habitual que después de un cumpleaños, cena familiar o festividades en general, la comida que sobre sea llevada a casa y refrigerada, pero ¿por cuánto tiempo esta debe estar dentro de la nevera y ser utilizada? Es importante mantener la comida a salvo, sean las sobras del almuerzo o los preparativos para una comida con familiares y amigos. 

La intoxicación alimentaria, también conocida como enfermedad por los alimentos, es producto de la contaminación de los alimentos por microbios, como bacterias. Dado que las bacterias no suelen cambiar el sabor, ni el olor, ni la apariencia de la comida, tampoco se puede saber si es peligroso comer algo. Por ello, en caso de duda, desecha el alimento.

Afortunadamente, la mayoría de los casos de intoxicación alimentaria pueden prevenirse con el manejo y la cocción adecuada de los alimentos. Por esta razón, la nutricionista Katherine Zeratsky, con más de 20 años de experiencia, comparte recomendaciones para que pongas en práctica las siguientes reglas de seguridad alimentaria:

  • Refrigera pronto todo alimento perecible, como carnes, aves, pescado, huevos y productos lácteos.  
  • No dejes que la comida pase más de dos horas a temperatura ambiente, o más de una hora a temperaturas por encima de 32 °C (90 °F).
  • La comida cruda, como las ensaladas frías o los sándwiches, también deben comerse o refrigerarse pronto. 

El fin de estas recomendaciones es reducir el tiempo que un alimento pasa en la “zona de peligro”, que es de 4,5 °C (40 °F) a 60 °C (140 °F), en donde las bacterias se desarrollan de manera rápida. Asimismo, si te vas de picnic o preparas un asado, debes hacer lo siguiente:

  • Intenta mantener la comida fría dentro de una nevera portátil con hielo o bolsas de gel congeladas hasta el momento de servir. 
  • A fin de conservar la calidad de la comida y mantenerla segura, pon el recipiente o el plato con comida fría sobre una cama de hielo o dentro de un tazón con hielo.  
  • Ten a la mano otra nevera portátil aparte para las bebidas, porque esa se abrirá con más frecuencia y la temperatura puede cambiar.

Por su parte, Zeratsky afirma que, aunque no se debe usar una olla de cocción lenta para recalentar la comida, sí se puede usar para mantener la temperatura de la comida que ya está caliente. Así pues, mantén los alimentos a una temperatura mínima de 60 °C (140 °F), que generalmente corresponde a la configuración de temperatura baja. Esta opción es buena cuando hay que alimentar a un grupo grande de personas y es preciso mantener calientes las hamburguesas o la carne después de asadas. 

Finalmente, las sobras se pueden guardar en el refrigerador por tres o cuatro días máximo. Después de ese tiempo, el riesgo de intoxicación alimentaria aumenta; si no crees que podrás consumir las sobras dentro de los siguientes cuatro días, entonces, congélalas de inmediato. Cuando sea el momento de comer las sobras, recaliéntelas en la estufa, en el horno tradicional o en un microondas hasta que alcancen una temperatura interna de 74 °C (165 F).

Artículos Relacionados

+ Artículos