Colombia.com Bogotá Martes, 06 / Feb / 2018

La musicoterapia, una aliada para superar disfonía espasmódica

Con un programa musicoterapéutico que incluye actividades de canto, improvisación vocal e instrumental, es posible mejorar la calidad de la voz.

La musicoterapia, una aliada para superar disfonía espasmódica
Foto: Archivo

La disfonía espasmódica (DE) es una alteración neurológica de la voz que se manifiesta con “espasmos” involuntarios de las cuerdas vocales provocando a quienes la padecen una voz con vibrato e interrumpida, patología diferente al tartamudeo.

Te puede interesar: 7 ejercicios de calentamiento que puedes hacer en casa

Además, por su dificultad para comunicarse, muchas de las personas con esta condición presentan aislamiento social, depresión y baja autoestima, que en algunos casos las lleva a presentar episodios de ansiedad, lo que agudiza la enfermedad.

Para minimizar el impacto de la DE, Laura Paola Mora Perdomo, fonoaudióloga y magíster en musicoterapia de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), diseñó un programa musicoterapéutico que les ayuda a estos pacientes a manejar la ansiedad.

A partir de la combinación de actividades tomadas de la musicoterapia neurológica, como el canto de canciones personales, composición de canciones relacionadas con la percepción de sí mismas, además de escuchar de música relajante e improvisación con instrumentos de viento, la magíster halló una terapia propicia para manejar la ansiedad de cuatro mujeres que poseen esta condición y participaron en su programa.

“A las participantes pertenecientes al grupo de apoyo para personas con disfonía espasmódica (Dises) se les aplicó el índice de incapacidad vocal VHI-30, que indica el impacto que perciben las personas del trastorno vocal que presentan a nivel físico, funcional y emocional”, explica la fonoaudióloga.

El proceso tuvo en cuenta el diligenciamiento de la ficha musicoterapéutica, que recoge los datos sobre la música que prefiere escuchar y la relación que ha tenido con distintos instrumentos.

A partir del diagnóstico fonoaudiológico que sus médicos establecieron, la magíster les realizó una autovaloración en la que las participantes le contaban su incapacidad vocal; luego tomó el registro de la voz de audio y realizó un análisis de las características acústicas.

“Con esta evaluación recogí los datos relacionados con tiempos máximos de fonación (capacidad para producir sonidos de forma sostenida) y espiración (producción de un sonido sordo de forma sostenida), con el que determiné la coordinación fonorrespiratoria para evidenciar, a nivel funcional de la voz, pre y postratamiento en cada participante”, señaló.

Después del tratamiento, tres de las participantes aumentaron los tiempos de fonación y espiración en un rango de entre 2 y 5 segundos; solo en una de ellas se mantuvieron los tiempos. Tales avances se evidenciaron principalmente en las actividades de improvisación instrumental y de canto.

Se debe tener en cuenta que las progresiones con musicoterapia pueden variar según el tipo de disfonía espasmódica, las cuales son de tipo aductora (cierre involuntario de las cuerdas vocales); abductora (apertura prolongada de las cuerdas vocales) y mixta, que se presenta cuando las cuerdas vocales se abren y se cierran involuntariamente. Además, se midió el tiempo de presencia de la condición y su severidad.

“Con la musicoterapia se logró que las participantes tuvieran un mayor control de la ansiedad en actividades como hablar en público, cantar y hablar con desconocidos. También se evidenció mayor tolerancia a la frustración, pasando de una percepción de incapacidad severa a una moderada”, afirmó.

“La posibilidad que la musicoterapia les brindó a las participantes en el reconocimiento de sí mismas, de su voz y de sus capacidades les permitió encontrar su voz no solo desde lo perceptible para los otros, sino desde su interior, desde esa fuerza interna que mejora el dominio de la voz”, indicó.

Cabe resaltar que en la actualidad no existe una cura para esta enfermedad. Sin embargo sí existen algunos tratamientos, entre los que se encuentra la reeducación vocal, que se trabaja por medio de terapias de fonoaudiología; la aplicación toxina botulínica en las cuerdas vocales, la más usada, y el tratamiento quirúrgico, que aunque no es muy común, algunos pacientes se someten a este.

Tales tratamientos permiten sobrellevar la condición, aunque cada uno de estos se enfoca en una sola área de la persona (emocional, física o funcional).

Te puede interesar:

#Bienestar La osteoporosis es una enfermedad de los huesos que contribuye progresivamente a su deterioro

Posted by Colombia.com on Tuesday, February 6, 2018

Colombia.com