Por: Redacción Colombianos • Colombia.com

Juan Pablo Rojas, un acróbata colombiano del BMX en las calles de Croacia

Un acróbata colombiano de un circo se convirtió en acróbata del BMX en Zagreb, Croacia, allá se gana la vida en los semáforos mostrando a los conductores su osadía, intrepidez y valentía.

Juan Pablo Rojas es un acróbata colombiano del BMX que se gana la vida con sus piruetas en Croacia. Foto: Captura de pantalla
Juan Pablo Rojas es un acróbata colombiano del BMX que se gana la vida con sus piruetas en Croacia. Foto: Captura de pantalla

Un acróbata colombiano de un circo se convirtió en acróbata del BMX en Zagreb, Croacia, allá se gana la vida en los semáforos mostrando a los conductores su osadía, intrepidez y valentía.

Zagreb, capital y ciudad más poblada de Croacia, no ha sido tradicionalmente un destino muy apetecido por los colombianos, a menos que algún futbolista nacional recalara en el balompié de dicho país que alguna vez perteneció a Yugoslavia y que hizo parte de los territorios conquistados por el imperio Romano.

Colombia es tierra de bicicletas y aficionados a ellas, y aunque este vehículo sea el más popular en el mundo, los nacidos en el país de “Cochise” Rodríguez, Luis Herrera, Nairo Quintana y Egan Bernal hacen del caballito de acero una extensión más del cuerpo, no en vano es el deporte que más le ha entregado premios y distinciones al país, mientras que el fútbol, el más popular, no ha pasado de un par de partidos memorables y paren de contar.

Juan Pablo Rojas es uno de esos compatriotas que no se varan por nada y de aquellos para los que no existen límites, barreras ni fronteras, por eso a su corta edad, 26 años, ha recorrido Europa como miembro de un circo, pero ante la llegada de la pandemia se quedó sin trabajo, pero eso no lo amedrentó y decidió continuar haciendo acrobacias para capotear la situación de la COVID-19 y para ganarse la vida.

En Zagreb, Croacia, este joven aprovecha el cambio de semáforo de cualquier avenida para deleitar a los conductores que desde sus autos observan complacidos cada una de sus acrobacias, luego la luz se pone en color verde y el colombiano prepara una nueva pirueta.

Juan Pablo Rojas cuenta con una rampa que se identifica con su patria de origen, por eso está pintada con los colores de la bandera colombiana la cual pone sobre la cebra y durante un minuto realiza peripecias que solo verdaderos expertos pueden realizar.

Este joven nacido en Neiva, departamento de Huila, participó en el “Pannonian Challenge” realizado en Osijek, una reunión de los mejores deportistas extremos del BMX de la denominada tierra de los Balcanes y entre 200 participantes ocupó la posición número 11.

Juan Pablo Rojas quiere que las personas entiendan que el trabajo de los artistas callejeros no es de mendigos solo porque con él se ganan la vida.

“Esto también es un trabajo, es un arte. No es lo mismo que estar en la oficina sentados, pero todos tenemos un estilo de vida diferente. Y hacemos algo que nos apasiona.

Este colombiano es fiel muestra de sus compatriotas, aventurero y modesto, pues su anhelo es continuar viajando por el mundo.

Artículos Relacionados

+ Artículos