Por: Redacción Fútbol • Colombia.com

Batalla campal entre hinchas de Santa Fe y Nacional en el regreso de público al Campín

En el entretiempo del partido entre Santa Fe y Atlético Nacional se produjo una batalla campal que inició en las graderías y se extendió a la cancha, el partido fue suspendido temporalmente por ese inmenso lunar que opaca el regreso de espectadores a lo que debía ser una fiesta.

Regresó la gente al Campín y también volvió la violencia, originando una batalla campal en el estadio. Foto: Twitter @YerbaMalaMuere
Regresó la gente al Campín y también volvió la violencia, originando una batalla campal en el estadio. Foto: Twitter @YerbaMalaMuere

En el entretiempo del partido entre Santa Fe y Atlético Nacional se produjo una batalla campal que inició en las graderías y se extendió a la cancha, el partido fue suspendido temporalmente por ese inmenso lunar que opaca el regreso de espectadores a lo que debía ser una fiesta.

Lo que debería haber sido una fiesta, luego de 16 meses sin espectadores en los campos de fútbol, se convirtió en una batalla campal entre hinchas de Santa Fe y Atlético Nacional en el intermedio del partido por la Liga Betplay II 2021.

Muchos aficionados llegaron al estadio Nemesio Camacho El Campín con el ánimo de retornar en paz al fútbol luego de un año y medio sin asistencia, todo estaba preparado para vivir una fiesta y muchos simpatizantes llegaron con sus familias, pero los desadaptados nunca pueden faltar en el fútbol colombiano.

Serios incidentes se presentaron al finalizar el primer tiempo que iba empatado a cero goles, dicen los testigos que la hinchada del Atlético Nacional ingresó a las graderías familiares ocupadas por simpatizantes cardenales, golpearon e hirieron a menores, y allí fue troya, la hinchada radical de Santa Fe atravesó el estadio para enfrentarse con seguidores de Nacional.

Los enfrentamientos obligaron a varios espectadores a dirigirse a la cancha, y hasta allí también llegaron los seguidores de Atlético Nacional para continuar con las refriegas.

A los hinchas de Atlético Nacional no les importó que hubiese menores de edad y adultos mayores y hubo entre ellos heridos, los simpatizantes de Santa Fe respondieron y los enfrentamientos se extendieron haciendo que el inicio del segundo tiempo se suspendiera.

Los medios de comunicación catalogan esto como una vergüenza y se preguntan si para esto se reabrió el estadio al público, para continuar con la violencia que retornó también y que se escuda en la falta de leyes para castigar a los culpables, que seguramente estarán encerrados en un calabozo y luego se irán tranquilos, porque solo se cataloga como contravención.

Las autoridades no esperaban que se presentaran estos actos bochornosos y preocupantes, porque cada partido es escenario de barras violentas desde hace varios años y no se ha podido erradicar este mal, que parece, reapareció con mayor fuerza, justo cuando se quería vivir una fiesta en paz.

El regreso de espectadores a los estadios supone el retorno de una fiesta que se debe vivir con alegría, además resulta un pequeño alivio económico para los clubes que se han visto afectados por no recibir ingresos por taquillas.

Con estos actos las autoridades bogotanas analizan si vale la pena mantener las puertas de los estadios abiertas, parecía que el principal problema era los contagios de la COVID-19, pero parece que la pandemia de la violencia entre barras es la pandemia más larga que vive el fútbol colombiano.

Artículos Relacionados

+ Artículos