Por: Jessica Mutis • Colombia.com

En este pueblo la mayoría de sus habitantes viven en un solo edificio

Ubicado en Alaska, el 80% de la población habita una construcción de donde evitan salir pues cuentan con todo lo necesario para vivir.

Entre el piso 13 y 14 se encuentra el único hotel del pueblo. Foto: Shutterstock
Entre el piso 13 y 14 se encuentra el único hotel del pueblo. Foto: Shutterstock

Ubicado en Alaska, el 80% de la población habita una construcción de donde evitan salir pues cuentan con todo lo necesario para vivir.

El pueblo se ubica al sur del estado, su nombre es Whittier y es muy particular, tanto que se ha convertido en un destino turístico por curiosidad. El edificio de color claro, cuenta con tres torres las cuales tienen 14 plantas o pisos de altura cada uno. Begich Towers, es el nombre de la construcción. Son alrededor de 272 personas que viven allí y quienes cuentan con unidades de alquiler, oficinas de la ciudad, un departamento de policía, un minimercado, oficina de correos, un gimnasio, una iglesia, una farmacia y hasta una clínica.

Entre tanto, también hay una escuela a donde los menores asisten por medio de un túnel subterráneo en especial en épocas de bajas temperaturas. El resto de los habitantes, el 20% viven fuera de la torre, en viviendas unifamiliares a pocos metros. Esta zona del mundo, destaca entre sus paisajes glaciares y montañas adornadas por la nieve, entre el sonido del agua cristalina del canal de Passage.

Por otra parte, justo entre los pisos 13 y 14 se ubica el único hotel del pueblo, el cual está habilitado durante todo el año y equipado con una piscina climatizada, además de la lavandería comunitaria. National Geographic, rescata su historia en un artículo donde subrayan que “los orígenes de este peculiar lugar se remontan a la II Guerra Mundial cuando, en 1943, el ejército de EEUU construyó Camp Sullivan, una base militar que tenía que funcionar como punto de acceso a Alaska. Diez años después, se construyeron las Torres Begich a orillas de la Bahía del Príncipe Guillermo para alojar a las familias de los militares”.

Agregando “Sin embargo, en los años 60, las instalaciones militares fueron transferidas a la Administración civil y fue entonces cuando una de las dos torres quedó para la población civil. La otra torre quedó abandonada, casi fantasmagórica”.

El trabajo de los lugareños se basa entorno al mismo pueblo, razón por la que tampoco tienenden a desplazarse demasiado, las labores se dividen entre el puerto, en el mantenimiento de las calles o en el mantenimiento del túnel de más de dos kilómetros por el que se accede atravesando las montañas que lo bordean, además de la pesca.

Entre las curiosidades del túnel, se destaca que hay que cruzar un puente, el cual cuenta con un solo carril, por lo que la circulación en él va por turnos, y para asegurar esto son necesarios varios trabajadores. Por la noche, el túnel se cierra a partir de las 22:30 h y no se vuelve a abrir al tráfico hasta el amanecer.

TAGS: Pueblo, Alaska

Artículos Relacionados

+ Artículos

Lo más leído en Turismo

Lo más leído en Colombia.com