Actualización: Vie, 16 / Mar / 2018 10:09 am
Viernes, 16 / Mar / 2018

¿Qué es la fibrilación auricular?

Cada año 1,7 millones de personas en el mundo mueren o quedan incapacitadas por un derrame cerebral, relacionado con la fibrilación auricular.

¿Qué es la fibrilación auricular?
Foto: Archivo

Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte a nivel mundial. En el 2012 fallecieron 17,5 millones de personas por esta razón. Uno de los padecimientos más comunes dentro de estas enfermedades es la fibrilación auricular, la cual es responsable del 20% de los accidentes cerebrovasculares en todo el mundo.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las enfermedades más comunes en las mujeres?

De acuerdo con el Dr. Nicolás Peñaherrera, especialista médico de Bayer, “la fibrilación auricular es una condición de salud que se manifiesta cuando los latidos del corazón se vuelven irregulares sin ninguna razón aparente y puede estar asociada al incremento de la frecuencia cardíaca”.

Esta patología puede producir la formación de coágulos sanguíneos en el corazón, ya que éste no bombea adecuadamente y la sangre se acumula. Un coágulo en el cerebro puede obstruir un vaso sanguíneo y provocar un derrame cerebral, “condición que deja graves secuelas en la calidad de vida de las personas que lo sufren”, afirma el experto. Por tal razón, el riesgo de padecer un ataque cerebral es cinco veces mayor en personas con fibrilación auricular. De igual manera, los coágulos pueden circular hacia otros órganos y bloquear el flujo sanguíneo.

¿Cómo saber si tiene fibrilación auricular? Algunas personas con fibrilación auricular no tienen síntomas y no saben sobre su enfermedad, hasta que asisten a chequeos médicos de rutina o cuando manifiestan síntomas de un derrame cerebral:

- Latidos rápidos e irregulares.

- Palpitaciones cardíacas.

- Mareos, sudoración y dolor o presión en el pecho.

- Falta de aire o sensación de ansiedad.

- Cansancio irregular al hacer ejercicio.

- Desmayos.

- Fatiga crónica.

- Problemas del ritmo cardiaco adicionales.

Una forma sencilla de identificar una posible arritmia y, por lo tanto, la existencia potencial de fibrilación auricular es conocer los latidos del corazón. Por esta razón, Bayer ha desarrollado la campaña educativa ‘Escucha tu Corazón’ para sensibilizar a la población sobre la importancia de tomarse el pulso. Cabe resaltar que, en el pulso arrítmico, las pulsaciones no mantienen el mismo intervalo de tiempo entre sí, y puede acompañarse de incremento de la frecuencia hasta oscilar entre 100 a 175 latidos por minuto. Los límites normales de la frecuencia cardíaca son de 60 a 100 latidos por minuto.

Pero, ¿cómo tomarse el pulso? 

- Es necesario disponer de un reloj con segundero o cualquier otro artefacto que le permita medir el tiempo en segundos y ubíquelo en un lugar visible.

- Asegúrese de no haber hecho ninguna actividad física inmediatamente antes de tomarse el pulso ni haber consumido tabaco o alcohol, ya que es indispensable que su cuerpo se encuentre en estado de reposo.

- Con las yemas de los dedos índice y medio de una de las manos, presione suavemente sobre la muñeca del brazo contrario hasta sentir el pulso.

- Cuente el número de pulsaciones (latidos) que tiene en un periodo de 30 segundos.

- Multiplique ese número por dos para determinar cuántas veces late su corazón en un minuto.

- Si el resultado de las pulsaciones excede 100 latidos por minuto, consulte de inmediato a su médico.ç

Existen diferentes opciones de tratamiento para pacientes con fibrilación auricular, estos van desde medicamentos, pasando por procedimientos no quirúrgicos hasta la cirugía. Sin embargo, lo importante para una persona que padezca esta enfermedad es estar informada pues esta es la base de la prevención. Asistir regularmente a los controles y seguir las instrucciones del especialista, mejorará la calidad de vida del paciente y de sus cuidadores.

Por ende, se puede prevenir el riesgo de padecer esta patología teniendo hábitos de vida saludables como una alimentación balanceada, actividad física, no fumar, dormir entre 7 y 8 horas al día. “Esto permite reducir la obesidad, disminuir la presión arterial alta y prevenir la aparición de la diabetes, factores que, en definitiva, agravan la enfermedad”, concluye el Dr. Peñaherrera.

Te puede interesar:

¿La inteligencia y las noches de fiesta están relacionadas?

Posted by Colombia.com on Friday, March 16, 2018

Colombia.com