Actualización: Mar, 04 / Ene / 2011 4:12 pm
Martes, 04 / Ene / 2011

Los malos hábitos son irreversibles desde los 16 años

Un estudio reveló que las mujeres tienden más al sedentarismo y el tabaco, mientras que los hombres tienen debilidad por las drogas, el alcohol y la comida; aún a los 13 años se pueden prevenir estos males.

Los malos hábitos son irreversibles desde los 16 años

Una investigación realizada por científicos de la Universidad del País Vasco en España se dio a la tarea de identificar la edad en la que los malos hábitos quedan asentados entre los jóvenes. Por lo que sometieron a más de dos mil jóvenes de entre 19 y 26 años a cuestionarios referentes a sus hábitos de consumo de drogas, alcohol, tabaco, comida, así como sus conductas sexuales y sus hábitos de sueño.

Los resultados indican que los programas de prevención se deben enfocar en los menores de 13 años cuando aún se puede hacer algo al respecto pues los malos hábitos no han quedado asentados en los individuos. Mientras que a los 16 el proceso ya ha sido completado y es mucho más difícil desarraigar ciertas costumbres.

El primer lugar en cuanto a malos hábitos se refiere se lo llevó la mala alimentación seguido muy cerca del alcoholismo. Sin embargo, otros problemas detectados y sumamente peligrosos fueron el consumo de drogas, así como las conductas sexuales irresponsables.

El estudio señala que además todos los malos hábitos, a excepción de los relacionados con el sueño, van incrementando con los años.

Los científicos llamaron la atención sobre que la mayoría de los jóvenes creen ser mucho más sanos de lo que son en realidad  y también que los que tenían arraigados más malos hábitos eran también los más propensos a la depresión y a otros males psicológicos.

Según el estudio las mujeres son más propensas a adquirir malos hábitos, de sueño, tienen debilidad por el tabaco así como por las conductas sexuales irresponsables y el sedentarismo.

Mientras que los hombres son más propensos a tener males relacionados con el consumo excesivo de alcohol y drogas, así como malos hábitos alimenticios.

Eluniversal.com.mx