Seis recetas naturales para eliminar los lunares de carne

Los lunares de carne son pequeñas protuberancias adheridas al cuello, antebrazos y párpados, esto se produce por la acumulación de colágeno en las partes más gruesas de la piel, aunque también se forman por fricción.

Vie, 03 / Jun / 2016 2:01 pm

SÍGUENOS EN:

Google News
Colombia.com - Vida y Estilo

Colombia.com - Vida y Estilo

Vie, 03 / Jun / 2016 2:01 pm

Los lunares de carne son pequeñas protuberancias adheridas al cuello, antebrazos y párpados, esto se produce por la acumulación de colágeno en las partes más gruesas de la piel, aunque también se forman por fricción.

Estos lunares tienden a irritarse o lesionarse con facilidad. Por otro lado, la mayoría de mujeres desea eliminar sus lunares de carne porque consideran que son un problema estético que da mal aspecto a la piel. No tienes que recurrir a procedimientos costosos para eliminarlos, aquí te dejamos 6 recetas naturales que acabarán con ellos:

1. Vinagre de manzana: El ácido acético que contiene el vinagre de manzana es uno de los mejores compuestos para quitar los acrocordones y verrugas. Este procedimiento debe utilizarse varias semanas para que se elimine toda la protuberancia. Para esto necesitas: 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana (10 ml), 1 palillo de dientes, 1 trozo de algodón, cinta adhesiva médica.

Sólo debes lavar la piel alrededor del acrocordón con agua tibia y jabón neutro, seca bien y rasca suavemente con un palillo de dientes. Humedece el algodón con el vinagre de manzana y aplícalo de forma directa. Véndalo con cinta adhesiva médica y déjalo actuar toda la noche. Al día siguiente enjuaga y repítelo antes de dormir. Sigue el mismo procedimiento hasta que se caiga el acrocordón.

2. Aceite de ricino con levadura: Una combinación de aceite de ricino con levadura nos da como resultado una pasta para combatir estas antiestéticas acumulaciones de piel. Para esto necesitas: 1 cucharada de aceite de ricino (10 ml), ½ cucharadita de levadura en polvo (2 g) y cinta adhesiva médica.

Primero, mezcla el aceite de ricino con la levadura en polvo hasta obtener una pasta pegajosa. Cuando esté lista, aplícala sobre la verruga y fíjala con cinta adhesiva. Déjala actuar toda la noche y enjuaga al día siguiente. Úsala de dos a cuatro semanas para obtener buenos resultados.

3. Jugo de piña: La bromelina, una enzima que contiene el jugo de piña, es muy útil para combatir esos fibromas que afectan la belleza. Su acción antiinflamatoria y antiviral reduce el tamaño de la verruga y evita su contagio a otras partes del cuerpo. Para esto necesitas: 1 trozo de piña, 3 gotas de jugo de limón y 1 trozo de algodón.

Primero, tritura el trozo de piña y agrégale tres gotas de jugo de limón. Sumerge un algodón en el líquido y aplícalo sobre las zonas afectadas. Repite su uso tres veces al día, todos los días.

Te puede interesar: Tratamientos de belleza que puedes realizar con la cerveza

4. Aceite esencial de árbol de té: Este aceite esencial es uno de los mejores remedios caseros para eliminar los acrocordones y pequeñas verrugas cutáneas. Sus propiedades antibióticas y antivirales acaban con los patógenos que hacen que se contagien con facilidad. Para esto necesitas: 3 gotas de aceite de árbol de té, agua (la necesaria) y 1 trozo de algodón.

Primero, sumerge un algodón en agua y limpia los alrededores del acrocordón. Vierte dos o tres gotas de aceite de árbol de té sobre la zona afectada. No lo enjuagues y repite su aplicación dos veces al día hasta que se elimine.

5. Aceite de orégano: El aceite de orégano es un producto utilizado para combatir varios tipos de infecciones, virus e inflamaciones que afectan la piel. Sus compuestos activos eliminan los fibromas y evitan que aparezcan en otras partes del cuerpo. Para esto necesitas: ½ cucharadita de aceite de orégano y 1 trozo de algodón.

Primero, humedece el trozo de algodón con el aceite de orégano y aplícalo sobre la zona afectada. Repite su uso dos veces al día, todos los días.

6. Jugo de cebolla y sal: Los compuestos azufrados de las cebollas y sus propiedades antibacterianastambién pueden aprovecharse contra este problema. Para esto necesitas: 1 cebolla, 1 cucharada de sal marina (10 g) y 1 vendaje.

Primero, pica una cebolla y colócala en un recipiente que contenga sal marina. Al día siguiente, extrae el jugo de la cebolla y úsalo para tratar los acrocordones. Aplícalo en la zona afectada y cúbrelo con un vendaje para que actúe toda la noche. Repite su uso durante 10 o 12 noches.

Fuente: whatthegirl.com