Por: Prensa UNAL • Colombia.com

Ventilación y otras claves para reducir el contagio de la COVID-19 en transporte público

Investigadores analizaron las líneas de contagio existentes en el trasporte público, y explican algunas medidas con las que se puede mitigar la transmisión del virus.

Las claves para mitigar el contagio de la COVID-19 en el transporte público. Foto: Shutterstock
Las claves para mitigar el contagio de la COVID-19 en el transporte público. Foto: Shutterstock

Investigadores analizaron las líneas de contagio existentes en el trasporte público, y explican algunas medidas con las que se puede mitigar la transmisión del virus.

Los aerosoles emitidos por un estornudo sobre un tapabocas doméstico pueden tardar hasta 4,2 veces más en disiparse en un medio de transporte sin ventilación, mientras que en un vehículo ventilado, en el que además se usa correctamente el tapabocas, las gotas más grandes de saliva desaparecen rápidamente, ayudando a mitigar el contagio por COVID-19.

De igual manera, si los usuarios usan correctamente la mascarilla doméstica en el medio de transporte, se puede garantizar una distancia segura (por emisión de gotas) de 30 cm entre ellos, mientras que si usan una mascarilla N-95 no se daría esa emisión.

Así lo evidencia la investigación “Medidas de mitigación y riesgos de contagio de COVID-19 en transporte público urbano”, de Jairo José Espinosa Oviedo, profesor de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín.

El estudio fue realizado en el Metro de Medellín. Foto: Shutterstock
El estudio fue realizado en el Metro de Medellín. Foto: Shutterstock

El estudio

“Vimos que existían esas tres líneas de contagio: las superficies, las gotas grandes y los aerosoles, por lo que hicimos un trabajo donde apoyamos metodológicamente al Metro de Medellín y a la municipalidad para encontrar cuales podría ser los riesgos de las personas cuando iban en el transporte público”.

Los investigadores hicieron un levantamiento y análisis del aseo y la limpieza de la red del Metro, los vehículos y la infraestructura, el aseo rutinario de los servicios comerciales y de las estaciones y oficinas. “Nosotros, desde la UNAL, ayudamos a revisar elementos de buenas prácticas que iban desde la frecuencia de la limpieza hasta calcular las probabilidades de que se dieran ciertas situaciones, o los puntos críticos donde se debería tener más cuidado”, señala el profesor Espinosa.

El uso de tapabocas

Con el apoyo del Metro, los investigadores lograron realizar algunos experimentos en los que veían el efecto y la protección que daban las distintas mascarillas, doméstica o N-95, la velocidad de las partículas y el efecto de la ventilación sobre un estornudo sin mascarilla.

Además analizaron cuántas personas usaban o no mascarillas a través de un sistema de visualización analítica que hacía reconocimiento en video de quiénes usaban tapabocas, quiénes lo hacían de forma inadecuada, y quiénes no la usaban. Se tomaron 20 videos de 20 minutos en puntos estratégicos del sistema, además de videos de referencia antes de la pandemia. El porcentaje de personas que usaban mascarilla fue del 97 %, quienes no del 2 %, y quienes la usaban de manera incorrecta el 1 %.

“Dentro de los experimentos que realizamos en el sistema de transporte pudimos ver qué tan rápido se disipaba una nébula que simulaba los aerosoles (en el MetroCable, tranvía y buses), para evaluar qué tan efectivo era el sistema de ventilación. Encontramos que en algunos casos el tiempo de disipación depende del movimiento del vehículo, como los buses del sistema que no cuentan con ventilación mecánica forzada”.

La desinfección es necesaria

Las validaciones a los protocolos de limpieza indican que dentro del sistema de transporte se tienen unas rutinas establecidas fijas que garantizan varias desinfecciones diarias a las instalaciones del sistema Metro de Medellín, las cuales se realizan con productos avalados y certificados, garantizando la sanitización de la infraestructura en las estaciones.

Sin embargo, más del 83 % de los usuarios del sistema de transporte aseguraron lavar sus manos antes de salir de casa, mientras que el 36 % dijeron haberlo hecho al ingresar a la estación, lo que, según el profesor Espinosa, muestra que sigue siendo necesario que el transporte público tenga la infraestructura necesaria que les permita a los usuarios desinfectar sus manos en medio de los recorridos.

Artículos Relacionados

+ Artículos