INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com
 
“El Lamento de guerrero”

Nemocón significa “Lamento de guerrero”, atribuido a los zipas porque era su sitio de reunión y en él deploraban con llanto y gritos la derrota o la muerte de sus jefes.

Los habitantes situados en Nemocón explotaban desde tiempo atrás sus ricas minas de sal gema; saturaban este mineral hasta convertirlo en salmuera y en gachas de arcilla cocida, producían por evaporación forzada por el conocimiento, aquellos panes blancos que habían visto los conquistadores.

Según los historiadores, no es posible fijar una fecha exacta sobre la fundación de esta población, que en 1537 encuentra los primeros expedicionarios españoles, como centro importante de conglomerado chibcha, por sus minas de sal y a sus pródigas tierras cultivadas de maíz, papa, nabos, base de su alimentación.

Se afirma que la sal fue el incentivo y la razón de ser de esta población, cuyo nombre era conocido y nombrado en todo el territorio del reino chibcha.

Fundación hispánica

Según el historiador nemoconense, Luis Antonio Orjuela Quintero, en su libro Sal y cultura, la población indígena estaba ubicada arriba, alrededor de la salina, unos 200 metros sobre el valle; ahí permaneció durante los primeros años de la colonia hasta el mes de julio de 1600, cuando el oidor de la Real Audiencia, don Luis Enríquez, acompañado del escribano Rodrigo Vergara, ordena el traslado de la población a la parte plana, hace las mediciones, separa los lotes institucionales y ordena el cumplimiento de las disposiciones dadas.

En 1930 comenzó la construcción del Hospital bajo la dirección del doctor Roberto Ancizar Sordo, proyectado por el Arquitecto Cantini.

En 1934 se creó la Banda Municipal, cuyo primer director fue el costarricense José Ángel Muñoz. En 1942 se hizo el parque municipal.

La construcción del Palacio Municipal se inició en 1915 que se terminó en 1922 obra iniciada por el Arquitecto Pedro Cantini. El once de mayo de 1948 se hizo cargo de la parroquia el Padre Ruperto Aguilera León quien ejerce desde entonces, fue además fundador y sostenedor de Colegios y Escuelas Normales.