Las golosinas que todo colombiano extraña en el exterior

Todo colombiano extraña la patria pero son las golosinas las que despiertan nostalgia por la tierra en que nacimos porque su sabor es sinónimo de alegría.

Actualización • Mar, 08 / Sep / 2020 6:43 pm

SÍGUENOS EN:

Google News
El dulce sabor de las golosinas colombianas nos transporta a nuestra tierra. Foto: Pixabay

El dulce sabor de las golosinas colombianas nos transporta a nuestra tierra. Foto: Pixabay

Actualización • Mar, 08 / Sep / 2020 6:43 pm

Todo colombiano extraña la patria pero son las golosinas las que despiertan nostalgia por la tierra en que nacimos porque su sabor es sinónimo de alegría.

A pesar de que el mundo global permita contar con muchos productos dando vueltas por todos los puntos cardinales, no deja de ser difícil disponer de ellos en cualquier momento y en cualquier lugar. Cuando eres extranjero en otro país, extrañas muchas cosas de tu tierra y cuando se despierta la nostalgia quieres una golosina y qué mejor si es una de tu país.

Hoy queremos mencionar algunas de esas dulces tentaciones que disfrutabas en tu patria y que cuando tienes la oportunidad de probar en tierras extranjeras, te transportan inmediatamente a tu infancia, a tu familia y al sabor de tu país.

Bom Bom Bun

Esta es la reina de las chupetas y es la cuarta con chicle más vendida en el mundo. Y es que allí está su encanto, en el chicle, esta golosina se elabora desde hace 50 años y es uno de esos “detallitos” que nunca se rechazan. Se degustan a todo momento y en todo lugar y sus diferentes sabores la hacen una irresistible.

Supercoco

Nada mejor que este caramelito que se diferencia de los demás porque tiene coco de verdad, un sabor que lo hace insuperable, lo malo es que si tienes uno solito, ponlo en tu boca sin que te vean porque seguramente te van a pedir.

Chocorramo

Barras de ponqué con chocolate existen muchas, pero ninguna como esta. Es que un chocorramo cae bien con todo, con gaseosa, leche, tinto, en fin, es una delicia que mide qué tan grande es el amor porque quien regala un chocorramo a una mujer, ya tenía terreno ganado en su corazón.

Frunas

Este dulce blando sabe tan rico que conocer su fórmula es tan sencillo como dormirse cuidando a un león. Nadie sabe cómo se hace, pero todos sabemos que su sabor es delicioso y que cuando se pone una en la boca ya no se puede parar.

Arequipe

Tener un vasito en las manos significa raspar hasta lo último de él porque su sabor es un placer que no se puede aplazar. Disfrutar de una cucharada o de un tarro de arequipe es una labor que se hace con comodidad y relajación, es algo que se disfruta tanto, que resulta difícil compartir.

Manimoto

Ningún maní recubierto se derrite en la boca como este, ¿quién no guardó uno en los bolsillos y en plena clase de matemáticas los degustó?, no se aprendió mucho pero el tiempo se hizo más corto y placentero, el problema es que cuando alguien se enteraba era imposible no escuchar un “Ayyy, regáleme un manimoto no sea malo”.

Para muchos puede tratarse de tonterías, pero otros, a través del sabor de una dulce golosina, se conectan con su patria y sus mejores recuerdos, y sin pensarlo, pagarían lo que fuera por volver a disfrutar de una de ellas.

Juan Carlos Garcia Sierra • Colombia.com • Mar, 08 / Sep / 2020 6:42 pm