INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
» Gobierno
» Perfiles
» Historia
» Ideología
» Procesos de Paz
» Sus Negocios
» Discurso Bolivariano
» Multimedia
   
LAS FARC NO CEDIERON

En 1990 tomó la presidencia de la República, César Gaviria Trujillo, hoy día secretario de la Organización de Estados Americanos, OEA. En diálogos con los movimientos guerrilleros, el liberal consiguió la desmovilización de la mayor parte del Ejército Popular de Liberación, EPL, el Partido Revolucionario de los Trabajadores, PTR, el Quintín Lame y las Milicias.

Un posible nuevo diálogo con la guerrilla más antigua del mundo se veía más lejos, luego de una acción de las Fuerzas Militares que atacaron el campamento de la Uribe, donde se mantenía asentado el comando de este movimiento. Corría el 1991, año en que iniciaba la constituyente.

César Gaviria adelantó en la ciudad de Caracas (Venezuela) y posteriormente en Tlaxcala Cravo Norte (México), diálogos con la Coordinadora Guerrillera (CGSB) de la que hacían parte las Farc, el Ejército de Liberación Nacional, ELN, y el Ejército Popular de Liberación, EPL.

El gobierno de Gaviria se reunió el 15 de mayo de 1991 con la Columna de la Coordinadora Guerrillera, para fijar los inicios de un nuevo diálogo de paz. Como resultado, las partes adelantaron dos nuevos contactos directos, uno en Caracas, desde el 1 de junio, y otro en un lugar que no se especificó.

En la fecha fijada se iniciaron los diálogos en Caracas, allí el gobierno planteó el estudio de un eventual cese de hostilidades, ratificación de los protocolos I y II de Ginebra sobre DIH y la posible participación de la guerrilla en la Asamblea Constituyente.

El gobierno planteó cuatro puntos ejes en el diálogo: el cese de hostilidades, presencia de la guerrilla en la Asamblea Constituyente, reinserción y desmovilización.

Por su parte, las Farc propusieron que se les dejara participar en una de las sesiones de Asamblea, pusieron como tema fundamental el desmonte del paramilitarismo y del estado de sitio.

El desarrollo de los puntos contemplados en la agenda, fueron interrumpidos en varias oportunidades por múltiples razones, una de ellas fue motivada por el grupo armado que no aceptaba el planteamiento de cese al fuego y la libertad de los secuestrados.

Otra de las interrupciones fue determinada por el mismo gobierno, después del intento de asesinato contra el presidente del Senado de ese entonces, Aurelio Iragorri Hormaza, del cual salió ileso, pero murieron siete de sus acompañantes.

El intento de golpe de Estado en Venezuela y la situación anormal vivida en ese país, hizo que las partes decidieran cambiar el sitio de diálogo a Tlaxcala, México.

El 10 de marzo se reanudó la ronda de conversaciones en México con la columna guerrillera. Allí estuvieron presentes varios funcionarios del gobierno, voceros de los partidos políticos, gremios, sindicatos y otros estamentos de la vida civil.

En ese época, varias acciones de violencia y la muerte de secuestrados que estaban en poder de los grupos insurgentes que hacían parte de la Coordinadora Guerrillera, pusieron en dificultades las conversaciones. Ante ésto, Alfonso Cano, vocero de las Farc, dijo que la Coordinadora Guerrillera no tenía una unidad de mando y que cada grupo actuaba por separado.

Esto genero la exigencia del gobierno de concretar el cese de hostilidades, condición que no fue aceptada por la CGSB. Ante la crisis intervino la iglesia católica que cooperó en el regreso de las partes a la mesa, pero las actividades de violencia en el país continuaban.

El 11 de junio el Gobierno declaró oficialmente cerrado el capítulo de las negociaciones. Este se convirtió en un tercer intento, que aunque fallido, dejó en claro que la mejor opción es la salida negociada.

1 1982 - 1986

GOBIERNO BELISARIO BETANCOURT

2 1986 - 1990 GOBIERNO VIRGILIO BARCO
3 1990 - 1994 GOBIERNO CESAR GAVIRIA
4 1994 - 1998 GOBIERNO ERNESTO SAMPER
5 1998 - 2002 GOBIERNO ANDRES PASTRANA

-
+ Multimedia (galería) 
 
Secuestro, extorsión y narcotráfico son las actividades delictivas que más dividendos le deja a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc.

Nota Completa