Colombia.com Bogotá Miércoles, 14 / Ago / 2013

Niveles de colesterol bajo y una buena digestión para enfermedades cardiovasculares

Para ayudar a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, bajar los niveles de colesterol y mantener una buena digestión, el consumo diario de fibra debe ser de 25 a 30 gramos. 

Niveles de colesterol bajo y una buena digestión para enfermedades cardiovasculares
La fibra es un nutriente que se encuentra en algunos alimentos de origen vegetal y su función principal es la de ayudar a regular el tránsito intestinal. La fibra es un tipo de carbohidrato que nuestro cuerpo no puede digerir y actúa como una escoba para limpiar el intestino. 

Diariamente se recomienda consumir entre 25 y 30 g de fibra, para alcanzar este aporte los expertos recomiendan consumir al menos 5 porciones entre frutas y verduras y la mitad de las harinas del día a partir de cereal integral. A manera de ejemplo 25 gramos de fibra equivale en promedio al aporte hecho por 8 tazas de fresas o 15 zanahorias medianas o 12 tajadas de pan integral al día.

Existen dos tipos de fibra: la soluble y la insoluble, ambas igual de importantes. La fibra insoluble, pasa rápidamente por el intestino y ayuda a regular el tránsito intestinal, disminuyendo el riesgo de sufrir estreñimiento. Se puede encontrar en: frutas con cáscara, verduras crudas, nueces, leguminosas, salvado y granos enteros, entre otros.

La fibra soluble, al disolverse en agua forma geles que actúan como una esponja, con lo cual contribuye a reducir el colesterol en la sangre. Algunos alimentos que nos la proporcionan son: avena, salvado de avena, cebada, fresas, moras, guayaba, cítricos, ciruelas pasas y frijoles, entre otros.

Tanto la fibra soluble como la insoluble son indispensables para el correcto funcionamiento de nuestro intestino. No importa que fuentes de fibra prefiera, lo importante es consumir al menos 25 g de fibra total al día. Una manera sencilla de aumentar el consumo diario de fibra es cambiar al menos la mitad de las harinas refinadas por productos elaborados con granos enteros, con esto además de la fibra, se aumenta el consumo de vitaminas, minerales, fitoesteroles y antioxidantes. Sin duda, incluir algunos alimentos, como los cereales para el desayuno con fibra, ayuda a alcanzar más fácilmente la recomendación diaria.

Las dietas ricas en fibra tienen menor contenido de grasa y calorías, dado que las principales fuentes son: frutas, verduras, cereales integrales y leguminosas. Los frutos rojos como fresas, frambuesas y moras también son fuentes de fibra.

Es importante tener en cuenta que aunque no existe un límite en el consumo diario de fibra, si se consume en exceso puede tener efectos negativos sobre el intestino, lo que puede variar de una persona a otra. Para evitar molestias, es clave que diariamente exista una ingesta adecuada de líquidos, aproximadamente 1 litro y medio, y estar pendiente del trabajo intestinal, para con base en esto adecuar la dieta con la supervisión de un especialista.

Con información Oficina de Prensa. 

Lo más leído en Gastronomía