San Andrés

Fort Warwick: Los cañones del espíritu tranquilo pero férreo del archipiélago

Está catalogado como uno de los lugares más interesantes para visitar en Santa Catalina.

Fue un asentamiento de defensa militar. Foto: Flickr.
Fue un asentamiento de defensa militar. Foto: Flickr.

Está catalogado como uno de los lugares más interesantes para visitar en Santa Catalina.

El archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina fue una base de operaciones del filibustero británico nacido en Gales, Henry Morgan, uno de los más respetados piratas del Caribe, cuya leyenda aún surca el mar picado de la historia.

Fort Warwick fue un asentamiento de defensa militar en el cual los cañones se instalaron bajo árboles de mango, allí terminaban los intentos de piratas españoles, franceses y neerlandeses por apoderarse de un lugar estratégico de tránsito naval hacia el litoral continental, la fiereza de Morgan y sus hombres era tan efectiva como las balas de cañón, que en numerosas ocasiones pusieron a flotar en el hermoso azul del Caribe las maderas de las embarcaciones invasoras. 

Es imposible no abordar la nave de la imaginación y recrear historias de combates y tesoros, se dice que en medio de la exuberante vegetación del fuerte y la arena de sus playas, existen enterrados grandes botines que Morgan y sus hombres usurparon a temibles forajidos del mar. 

En Fort Warwick la historia tiene su propio silbido, es una melodía placenteramente arrulladora interpretada por la brisa del mar y por el contoneo de la vegetación, más que un silbido es un canto que rememora épocas de acción en medio de un ambiente paradisiaco en el que británicos asaltantes escogieron como hogar, muy lejos de las grises y frías costas de su isla.

Este fuerte no solo fue una defensa estratégica, desde allí se organizaron asaltos a otras tierras, siempre con la astucia y el factor sorpresa que caracterizaba a la tropa de Morgan, que animada por las tonadas isleñas y buenas dosis de ron sembraron el terror en las Antillas y que alcanzaron suelo suramericano en Maracaibo.

La herencia de Morgan está viva en los habitantes de la isla, pero no un legado siniestro de un hombre que fue tildado de despiadado, sino en su arrojo y valentía, expresiones que enriquecen el compendio humano de una raza que no sabe rendirse ante la adversidad, porque el espíritu isleño tiene listos sus cañones para la batalla de la vida, sea en tierra o en la inmensidad del océano.

Fort Warwick es un lugar que se visita y experimenta con sumo agrado, es un sitio de interés turístico de enorme valor cultural y que, con un pasado oscuro, fue transformado para el presente y el futuro por el clima cálido del Caribe y moldeado por sus aguas y su espléndida brisa.

 

Artículos Relacionados

+ Artículos