Colombia.com Bogotá Jueves, 22 / Mar / 2018

Cinco claves para una alimentación balanceada en niños

Desconocimiento y desinformación, principales hallazgos encontrados en madres que imposibilitan la buena administración de una alimentación balanceada a sus hijos.

Cinco claves para una alimentación balanceada en niños
Foto: Archivo

Una buena nutrición es fundamental para combatir las enfermedades que pueden dejar huella en los niños para toda la vida y sobre todo para un excelente desarrollo. 

Te puede interesar: ¿Las semillas de moringa son buenas para adelgazar?

1. ¡No todos los niños son iguales!: No compare a su hijo con los de sus amigos o familiares, recuerde que su hijo tiene necesidades diferentes.

En este punto es esencial comprender y apropiar el concepto de balance energético, el cual hace referencia al equilibrio entre las calorías consumidas de acuerdo con la energía que el organismo gasta en su día a día. Adicionalmente, el aporte calórico, entendido como la energía que recibe el cuerpo al consumir proteínas, grasas y carbohidratos contenidas en los alimentos. El plan de alimentación no va a ser igual para un niño sedentario que para un niño que practica actividad física.

2. No hay alimentos buenos o malos: Clasificar los alimentos como buenos o malos es demasiado simplista, puede fomentar una alimentación y comportamientos poco saludables, como trastornos de la conducta alimentaria (Ej: consumo repetitivo de alimentos específicos). Es inapropiado fomentar la cultura de la dieta y la alimentación restrictiva para los niños.

“Todos los alimentos pueden ser consumidos, siempre y cuando se consuman en el tamaño de porciones adecuadas y se combinen con actividad física. Las mamás consideran que alimentación balanceada hace referencia a la cantidad y no a calidad”. Agregó, Andrea Ossa, nutricionista. Por esto, la alimentación debe respetar la ley de nutrición - CESA.

- Completa: Que incluya todos los nutrientes y gran variedad de alimentos.

- Equilibrada: Que los nutrientes estén en un proporción adecuada.

- Suficiente: Que promueva un adecuado crecimiento y estado de salud. Debe cubrir los requerimientos, tanto de calori´as como de nutrientes.

- Adecuada a cada grupo de edad: Es decir que debe adaptarse a la etapa del ciclo vital (primera infancia) haciendo e´nfasis en caracteri´sticas como olor, sabor, consistencia y textura.

- Inocuoa: Que es segura y apta para el consumo humano y no ocasiona riesgos de enfermedades transmitidas por los alimentos.

3. Alimentación consciente: La buena alimentación parte desde el momento en qué escogemos los alimentos, los preparamos, servimos y comemos. Al igual que el tiempo destinado, actividad que realizamos al comer y compañía. Los niños tienden a comer rápido y bajo presión u obligación, prácticas que crean transtornos de la conducta alimentaria.

Los niños deben comer sentados y acompañados, no deben ser distraidos con juguetes o tv y los padres deben ser modelos de mindful (conciencia). Adicionalmente, se debe poner la mesa, establecer horarios, enseñar a escuchar el estómago (hambre real) y tener consciencia de los alimentos que se van a ingerir antes de su consumo, activar todos los sentidos. Este es el mejor camino para que la alimentación sea placentera y ofrezca todos los beneficios y aportes que el cuerpo necesita.

4. Consultar a un especialista, siempre va a ser la mejor opción: Si bien internet y el voz a voz pueden ser formas  de comunicación efectivas, en todos los casos no son fuentes confiables, menos cuando se trata de salud. Por esta razón, consultar a un especialista, nutricionista o pediatra, siempre va a ser la mejor opción. Las necesidades nutricionales de cada niño difieren dependiendo su gasto energético diario, por ello replicar planes nutricionales de otros niños o seguir consejos de otras fuentes, no es recomendable.

5. Cree hábitos de vida que se mantegan hasta la adultez: Los padres tienen una gran influencia y responsabilidad sobre los hábitos alimenticios de los niños, las conductas que se promulguen en la niñez contribuyen a mantener un adecuado estado de salud en todas las etapas de la vida, evitando contraer enfermedades no transmisibles (enfermedades cardiovasculares, cancer, diabetes) en la adultez.

Por otro lado, también son los encargados de inculcar el deporte y estilos de vida saludables a temprana edad. No es suficiente promover hábitos alimenticios saludables, si no se combinan con actividad física permanente. “Debemos disminuir el sedentarismo y las horas de los niños frente a las pantallas (exceso de tiempo frente a pantallas 67.6%), para cambiar el futuro de la situación nutricional en el país ”. Afirmó, Angélica Pérez, nutricionista de la Asociación Colombiana de Nutrición Clínica.

Te puede interesar:

La diabetes mellitus tipo 2 (DM2) es una enfermedad crónica que de no ser tratada adecuadamente se puede convertir en un enemigo público

Posted by Colombia.com on Thursday, March 22, 2018

Colombia.com