Por: Juan Carlos Garcia Sierra • Colombia.com

Con el invierno llegan también las enfermedades respiratorias

Llegó el invierno y las enfermedades respiratorias se vuelven tan comunes como los aguaceros, por eso es importante cuidarse y consultar al médico si no te sientes bien.

Actualización
Con las lluvias, las enfermedades respiratorias aumentan en gran número. Foto: Pixabay
Con las lluvias, las enfermedades respiratorias aumentan en gran número. Foto: Pixabay

Llegó el invierno y las enfermedades respiratorias se vuelven tan comunes como los aguaceros, por eso es importante cuidarse y consultar al médico si no te sientes bien.

Los problemas respiratorios son algunos de los síntomas del COVID-19 que mantiene en jaque a la humanidad, que entre ansiosa y desesperada, sueña con que la aparición de una vacuna eficaz contra el coronavirus aparezca pronto.

La falta de aire, los problemas para respirar y los síntomas similares a una de esas gripas “bien machas”, preocupan a todos, pero especialmente a quienes los experimentan porque inmediatamente piensan y sufren creyendo que se trata de COVID-19.

Si alguna persona experimenta los síntomas descritos anteriormente debe consultar al médico inmediatamente, porque, aunque pueda tratarse de un cuadro gripal, es mejor no arriesgarse creyendo que no se ha adquirido el COVID-19 y luego pagar las consecuencias de ello.

Por estos días el país está atravesando por una temporada de lluvias, son comunes los fuertes aguaceros en diferentes regiones, algunos más torrenciales que otros, y el frío y la sensación térmica baja contribuyen a que aparezcan problemas respiratorios en las personas.

Nuestro país está compuesto en su mayoría por regiones en los que el clima caliente predomina, por esta razón se pueden presentar en el día fuertes temperaturas, un sol muy intenso, de esos que se llaman “de agua” porque son la antesala de un aguacero y que crean un ambiente de bochorno.

Estos calores, sumados a las bajas temperaturas y a las lluvias, que en cualquier momento se desatan, son causantes de problemas respiratorios en todos, pero son los más pequeñitos y los adultos mayores quienes se ven más afectados por estos, ¿qué hacer?, sencillo, hay que evitar exponerse a y las lluvias y mantenerse bien abrigado, también es muy importante mantener las casas y los apartamentos bien ventilados y elevar el consumo de vitamina C, entre otros.

Según las autoridades, los meses de septiembre y noviembre estarán pasados por agua, siendo octubre el mes en el cual se presentarán las lluvias más fuertes y constantes, lo cual enciende las alarmas de las autoridades civiles y por supuesto, médicas.

Sin importar el origen de las enfermedades respiratorias, estas disminuyen las defensas de los pulmones y aumentan las patologías crónicas, por tal razón, cuando hay invierno es mejor cuidarse, y ahora con COVID-19, mucho más.

La influenza ha visto aumentar los casos en la población y por eso se insiste en la vacunación contra esta, especialmente en las poblaciones de riesgo. Hay que tomar todas las medidas necesarias para evitar que las infecciones respiratorias agudas (IRA) vayan a atiborrar las unidades médicas y hospitalarias, agravando la situación que por la pandemia de COVID-19 estamos padeciendo.

Artículos Relacionados

+ Artículos