Colombia.com Bogotá Martes, 23 / Oct / 2012

Semana de la Trufa en La Mina, del JW Marriott Bogotá

Las trufas son un ingrediente principal en platos tradicionales de la gastronomía europea. El restaurante La Mina, en el hotel JW Marriott Bogotá, realizará la Semana de la Trufa del 1 al 15 de noviembre.

Semana de la Trufa en La Mina, del JW Marriott Bogotá
Con trufas importadas de los bosques franceses, el restaurante La Mina, en el hotel JW Marriott Bogotá, realizará del primero al 15 de noviembre la Semana de la Trufa con un menú especial en el que este producto es protagonista.

Entradas, platos fuertes y postres hacen parte de esta exclusiva propuesta gastronómica que trae la trufa, autentica joya de la gastronomía de Europa, como el ingrediente principal. Los platos irán acompañados de una variedad de panes y una selección de vinos sugeridos por el sommelier del JW Marriott Bogotá. 

La trufa: historia de sabor y tradición

Las trufas son unos hongos subterráneos que crecen en las raíces de los árboles como robles, castaños y nogales, de los bosques de Francia, España e Italia. Se caracterizan por su color oscuro. En Europa se han encontrado 20 variedades de trufas, pero sólo cuatro son comestibles y muy apetecidas.

Tuber nigrum: Trufa negra o de Perigord. Se obtiene en los bosques de Francia y España. Se caracteriza por un olor fuerte y picante y de sabor agradable. 

Tuber brumale Vitt: Se trata de otra variedad de trufa muy parecida a la de Perigord, pero de menor calidad. 

Tuber magnatum: Trufas blancas. Se obtienen en los bosques de Italia. Son de color amarillento u ocre pálido y según algunos expertos gastronómicos son las de mejor sabor. Por esta razón, su valor en el mercado alcanza los 3.000 euros por kilo. 

Tuber aestivum Vitt: Trufa estival o de verano. Es la única trufa que crece en una estación especial; el verano. Su olor y color se asemeja a las nueces y, si se conserva en su propio jugo, se puede vender durante todo el año.

Las trufas se conocen como un ingrediente gastronómico desde la civilización egipcia y eran preparadas rebozadas en grasa y cocidas al papillote (envueltas en diversos materiales para que se cocinen con su propio jugo). Sin embargo, durante la Edad Media, fueron prohibidas por sus características afrodisiacas. 

Para la época del Renacimiento, las trufas reviven en la cocina europea, pero adquieren un valor especial pues solo se sirven en las clases altas. Esto refuerza su carácter exclusivo que se conserva en la actualidad, por lo que las trufas son un ingrediente único y exclusivo de la gastronomía europea. 

Para obtenerlas, se entrenan a unos perros expertos en olfatearlas que se encargan de buscarlas en las raíces de los árboles.

Con la realización de la Semana de la Trufa, el restaurante La Mina del hotel JW Marriott Bogotá se convierte en un espacio exclusivo en el que se puede degustar este preciado manjar de los bosques de Europa.

Lo más leído en Gastronomía