Colombia.com Bogotá Martes, 06 / May / 2014

Un nuevo ingrediente a la hora de comer: “Alimentación Consciente”

Archivado en Gastronomía

GATO DUMAS, indica que es un concepto que dará un giro de 180 grados a la manera de comer. Reaprender a comer y ser responsable con lo que comes podría hacer la diferencia a la hora de generar bienestar a nuestro cuerpo.

Un nuevo ingrediente a la hora de comer: “Alimentación Consciente”

Disfrutar cada bocado, comer sin prisa, escoger los alimentos que le hacen bien al organismo y al mismo tiempo ser consciente de comer bien, ha ido ganando adeptos poco a poco en Colombia. Así lo expresó Carolina Parra, Directora General de Gato Duma Colegio de Gastronomía, al hablar de un nuevo concepto, denominado “Alimentación Consciente”, el cual consiste en reaprender a comer para generar hábitos adecuados que permitan un mayor bienestar, físico, mental y hasta espiritual en la gente.

Recientemente expertos de la Facultad de Salud Pública de Harvard indicaron que la “Alimentación Consciente” podría ser la solución para la creciente epidemia de obesidad frente a la que ninguna dieta parecería poder frenar la estampida en el mundo.

El ritmo de vida acelerado de la gran mayoría de las personas, ha generado hábitos inadecuados al comer que posteriormente pasan factura y generan alteraciones en el organismo que provocan diversas enfermedades.

“El problema es que muchas personas en el planeta, comen de una manera inconsciente y en muchas ocasiones su estilo de vida y desórdenes alimenticios son consecuencia de ello”,  indicó Parra. “De allí la importancia de generar consciencia alrededor de la comida que día a día consumimos”, agregó.

Una clara muestra de la práctica inadecuada en la alimentación es: comer muy pocas frutas, verduras, pescados y alimentos naturales; consumir más alimentos fritos, empanizados, capeados, pastelillos, refrescos, embutidos, productos procesados con aditivos (colorantes y conservantes) y carnes rojas; y/o tomar demasiada azúcar, cafeína o alcohol.

Cabe destacar que la “Alimentación Consciente” no es una dieta, ni consiste en dejar de comer uno u otro alimento. Se trata de disfrutar la comida más intensamente, de disfrutar cada bocado, de tomarse el tiempo suficiente para degustar y de comer en la cantidad adecuada.

“Aunque su concepto está influenciado por muchas corrientes alimenticias, éste tipo de alimentación parte de la bioindividualidad del ser humano, el cual conoce los alimentos que le hacen bien a su organismo y a partir de ahí construye sus preferencias a la hora de comer”, comentó la Chef y Coaching en Salud y Nutrición Holística, Elizabeth Franco.

Los expertos en nutrición indican que éste tipo de alimentación también posibilita reconocer por qué sentimos el ansia intensa de comer y qué factores (emociones, situaciones, ideas) refuerzan el hábito de atiborrarnos de comida.

La Alimentación Consciente ha enseñado a muchas personas con desórdenes alimenticios a mejorar sus hábitos a la hora de comer. Un ejemplo de ello es el señor Jorge del Castillo quien en su condición de obeso ha encontrado en esta disciplina alimenticia una solución, así lo estableció en su reciente conferencia “Intentando llegar a exgordo sin pasar por el quirófano”, presentada en el marco del Ciclo de La Excelencia de Gato Dumas.

En el mundo se ha posicionado como concepto nutricional que motiva al comensal a revisar el nivel nutricional de los alimentos que consume, a comer a un ritmo adecuado con el proceso del metabolismo, a tener en cuenta la cantidad de alimento que ingiere y al mismo tiempo a crear un hábito alimenticio de bienestar.

A continuación revise algunos pasos básicos para hacer que su alimentación sea una práctica consciente:

Explorar y conocer los alimentos que el organismo tolera.

Preferir los alimentos de origen natural (vegetal y/o animal).

Servir porciones razonables de alimento.

Contemplar el alimento. Comer sin prisa. Masticar muy bien cada bocado.

Lograr un buen nivel de satisfacción.

La salud no depende solo de la calidad de los alimentos que consumes sino cómo los consumes. “La invitación es aprender a comer inteligentemente con los mejores nutrientes para reforzar las funciones orgánicas y mantenerse saludable”, concluyó Parra.