Actualización: Mié, 04 / Sep / 2013 3:09 pm
Miércoles, 04 / Sep / 2013

Sí, el bebé prematuro debe consumir leche materna

Una de las preguntas más frecuentes realizadas por las madres de un bebé prematuro es si es posible alimentarlo con leche materna. La respuesta es sí.

Sí, el bebé prematuro debe consumir leche materna
Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, menos del 40% de los lactantes menores de seis meses reciben leche materna como alimento exclusivo.

Según UNICEF, si todos los niños y niñas fueran alimentados exclusivamente con leche materna desde el nacimiento, sería posible salvar cada año aproximadamente 1.5 millones de vidas. La leche materna es el alimento ideal para garantizar el correcto crecimiento y desarrollo del recién nacido.

Ésta mejora el desarrollo cerebral, reduce el riesgo de infecciones respiratorias, incrementa la tolerancia a los alimentos, reduce el riesgo de alergias y aumenta el nivel de sobrevida. 
Según la Organización Mundial de la Salud, se determina que un bebé es prematuro cuando nace antes de que se hayan completado 37 semanas de gestación, teniendo en cuenta que un embarazo normal es de 40 semanas. 

“La leche materna es por excelencia el mejor alimento que se le puede dar a los recién nacidos, aún más a los bebés prematuros. Ésta se debe dar de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y posteriormente hasta los dos años, acompañada de alimentos complementarios”, aseguró la Dra. Clara Galvis, presidenta de la Asociación Colombiana de Neonatología. 
  
Cabe resaltar que el bebé prematuro no ha desarrollado gran parte de sus órganos, entre estos sus pulmones, los cuales permiten la succión adecuada del seno de la madre. Durante esta etapa, el nacido antes de tiempo es alimentado con leche materna por medio de una sonda que va desde su nariz hasta su estómago. 

“Se estima que un bebé prematuro está en la capacidad de succionar y deglutir la leche materna a partir de la semana 32 o 34. Cuando el bebé ha dejado la unidad neonatal, reemplazamos la alimentación por sonda y suministramos la leche materna por medio de goteros o jeringas”, afirmó la Dra. Clara Galvis, presidenta de la Asociación Colombiana de Neonatología.

Cuando el bebé está en la capacidad de succionar el seno de su madre, se debe iniciar el contacto piel con piel, conocido como “Cuidado Canguro”. Éste estimula la producción de leche materna, mejora la regulación de la temperatura del bebé y lo ayuda a producir más anticuerpos, lo cual reduce el riesgo de contraer infecciones. 

10 beneficios de la leche materna

1. Garantiza el crecimiento, desarrollo e inteligencia del recién nacido.
2. Fortalece el vínculo afectivo entre el recién nacido y su madre.
3. Protege al bebé de infecciones respiratorias e intestinales.
4. Protege al recién nacido de alergias y enfermedades de la piel.
5. Previene la desnutrición, la obesidad y la diabetes juvenil.
6. Mejora el desarrollo de los ojos del bebé prematuro.
7. En las madres, reduce el riesgo de cáncer de seno y de ovarios.
8. Así mismo, disminuye la hemorragia posparto, la anemia y la mortalidad materna.
9. Reduce los gastos del sistema de salud.
10. Integra a la familia, promueve el amor y genera cultura.

“Es fundamental que la madre y el recién nacido tengan una experiencia agradable durante el proceso de la lactancia materna. Esto garantizará la correcta nutrición y el desarrollo adecuado del bebé prematuro”, aseguró la Dra. Clara Galvis, presidenta de la Asociación Colombiana de Neonatología.

Ante cualquier inquietud, la madre deberá contactarse con su médico neonatólogo. Él estará en la capacidad de asesorarla sobre cómo crear y mantener el suministro de leche adecuado, cómo sujetar al bebé y cómo usar correctamente los extractores de leche materna, en dado caso que el bebé no pueda lactar directamente desde el seno.