Colombia.com Bogotá Viernes, 14 / Jun / 2013

Restaurante Pajares Salinas 60 años

Convertido en una institución por su cocina, servicio impecable, discreción y por ser el escenario donde se han dado cita grandes personajes de la vida nacional colombiana, Pajares Salinas, continúa siendo uno de los íconos más importantes de la gastronomía en Colombia. 

Restaurante Pajares Salinas 60 años
Desde cuando Fernando Salinas Ballarín, cocinero de reyes y duquesas decidió probar suerte en Colombia en 1952, y luego de un largo viaje en barco, acompañado de Saturnino Pajares, su sobrino, son muchos los ingredientes que se han empleado año tras año para llegar a un suculento resultado que se ha convertido en una experiencia gastronómica impecable. En 1953 idearon el restaurante y con él, el inicio de una filosofía a la que muchos se han unido.

Desde entonces y con la convicción de crear un espacio cosmopolita destinado a personajes de gobierno, cuerpo diplomático, visitantes ilustres y lo más selecto de la sociedad bogotana, Fernando Salinas y Saturnino Pajares, se aventuraron en un sueño que hoy sesenta años después ha reunido alrededor de la buena mesa a quienes saben el significado de la excelencia.

Y no tardaron en convertirse en el epicentro del poder, pues entre sus comensales estaban el General Rojas Pinilla, el político Alfonso López, el alcalde de la ciudad de aquél entonces, Fernando Mazuera, el empresario Julio Mario Santo Domingo, Eduardo Santos, Guillermo León Valencia, entre muchos otros fueron sus primeros clientes en el restaurante “Mesón de Indias”. Posteriormente el restaurante se llamó “El Abuelo”, luego tomó el nombre de “Salinas” y finalmente “Pajares Salinas”. Y por supuesto, el presidente Juan Manuel Santos también es uno de sus invitados ilustres.

Refugio de Intelectuales, Pajares Salinas ha sido el lugar ideal de artistas como Gabriel García Márquez, Alejandro Obregón, Enrique Grau, Marta Traba, Alvaro Cepeda Samudio o artistas como Raphael, Julio Iglesias, Paloma San Basilio y todos lo han hecho con la certeza de encontrar allí al país entero, una cocina franca y el mismo sabor de siempre. 

Hoy, la nueva generación de la familia, de los Pajares y los Salinas no tienen objetivo más claro que ser fiel a todo ese legado y tradición. Una enseñanza que cumple 60 años, que guarda secretos de Estado, recetas de cocina y un fogón como testigo de un lugar emblemático de la cocina en Colombia.