Colombia.com Bogotá Viernes, 08 / Mar / 2019

5 cosas que nunca debes hacer en un restaurante

Salir a comer o cenar es un plan que gusta a muchos, pero también nos disgustan las experiencias negativas cuando vamos a un restaurante. Por eso, esto te ayudará a tener estilo al momento de comer. 

Cosas que no debes hacer. Foto: ShutterStock.
Cosas que no debes hacer. Foto: ShutterStock.

En ocasiones, los propios comensales somos en alguna medida responsables del desastre, al no seguir unas mínimas normas básicas que nos ahorrarían frustraciones. Hace ya meses, el bloguero estadounidense Adam Roberts reunió sus "10 cosas que estás haciendo mal en los restaurantes" en un artículo para el Huffington Post. Por eso, hemos recopilado las 5 cosas que por nada del mundo debería hacer en un restaurante.

Te puede interesar: Los mejores alimentos para dormir bien

1. Comerte lo que te echen

Si algún plato tiene una falta grave, debemos "tragarnos" las vergüenzas y devolverlo a la cocina explicándole por qué al camarero, teniendo en cuenta la educación. En el fondo, le estamos haciendo un favor al restaurante, que así podrá corregir el error, mejorar y a la larga ganar más dinero.

Desde luego que la reclamación ha de estar acorde con el establecimiento: no se puede exigir igual en una casa de menú de barrio que en un restaurante gastronómico prestigioso. Pero es precisamente en los sitios finos donde nos reprimimos más a la hora de quejarnos quizá por el miedo a pasar por ignorantes, cuando debería ser justo lo contrario.

2. Ser "quisquilloso" con los ingredientes

Cuando te pones "fastidios@"con los ingredientes de los platos: ”¿puede ser sin aguacate, sin cebolla y sin comino, que no me gustan?”, no sólo estás irritando a los demás comensales al alargar las peticiones con tus dudas. Si el cocinero accede a quitarlos, es más que posible que destruyas el equilibrio que él buscaba al preparar la receta. Cuando no te gusta algo de lo que lleva un plato, mejor pedir otra cosa. Y si no te gustan muchas cosas, quédate en tu casa, pide cuentas a tus padres por no haberte enseñado a comer como Dios manda o espabila de una vez, que ya no tienes 10 años.

3. Ir a fumar cuando no toca

Las saliditas a fumar o al baño deben hacerse siempre en momentos en los que no interrumpan el ritmo del servicio. Durante la comida es de pésima educación largarte a echar un cigarro y obligar al resto de la mesa a esperar tu vuelta para el segundo o el postre. No es una cuestión de intolerancia, sino de respeto al prójimo.

4. Usar el móvil

Estar con el móvil adelante y atrás durante una comida no sólo es de mala educación, sino es irrespeto. Además de llenar el "buche", cuando comemos estamos disfrutando de un placer y comunicándonos con nuestros compañeros de mesa. Y las llamadas, los mensajitos, los whatsapp y los tweets interrumpen ambas cosas. Al 99,9% de tus comunicaciones no les pasa absolutamente nada por esperar hora y media, así que silencia tu celular y deja de molestar.

5. No mirar la cuenta

Algunas personas consideran una vulgaridad comprobar que la cuenta está bien; otras pasan por simple descuido. Todas ellas se arriesgan a pagar platos o bebidas que no han consumido. Los restaurantes no tratan de metértela doblada, unos pocos sí, pero un camarero demasiado ajetreado puede cometer errores en el recuento. 

Ñapa: Pedir pescado un lunes

En los tiempos en los que la mayoría de la gente compraba en los mercados, esto no hacía falta ni explicarlo. Pero con la implantación de los súper y su obsesión por darlo todo todos los días, se nos ha olvidado que los lunes no hay pescado fresco. Consecuencia: si ese día de la semana comes algo en un restaurante que haya salido del mar, será congelado o de hace días.

Redacción Gastronomía - Colombia.com