Por: Redacción Gastronomía • Colombia.com

Sabores de la Costa: 3 pasos sencillos para hacer un delicioso 'Enyucado' casero, sin complicación

El 'Enyucado' es casi una 'manjar', digno de presumir ante cualquier paladar ¿te le mides a hacer en casa? 

Actualización
Algunas prefieren 'moler' la yuca, y hacerlos más 'gruesitos', igual son deliciosos. Foto: Twitter @Delinonabq
Algunas prefieren 'moler' la yuca, y hacerlos más 'gruesitos', igual son deliciosos. Foto: Twitter @Delinonabq

¿Extrañas comer 'enyucado' casero con el sazón de la 'abuelita'? Aprende a prepararlo en casa, sin mucho complicación y valiéndote de tus habilidades culinarias. 

¿Qué vas a necesitar? 3 tazas de yuca rallada, 1 y 1/2 tazas de queso rallado, 1 taza de azúcar, 1 cucharada de mantequilla derretida, 3/4 de taza de coco rallado, 1/2 taza de crema de leche, 1 taza de leche de coco y  1 cucharadita de anís molido. 

El primer paso es pelar la yuca y rayarla. Tomas un recipiente grande, donde puedas mezclar todos los ingredientes. 

Pones el queso, azúcar y la mantequilla derretida, poco a poco vas revolviendo con el coco rallado, el anís y vas 'amasando' la mezcla, hasta que este homogénea. 

Añades la vainilla, la canela y ahora tomas un refractario que te funcione para hornear también, lo engrasas previamente, y ahí vas a extender tu masa. 

La idea es que la puedes extender uniformemente para que no te quede grueso, al menos un centímetro y medio de espesor. Ahora pones a precalentar el horno, a 300 grados. 

Lo horneas por un lapso de 30 minutos, o hasta que esté 'doradito', si se levanta por alguno de los bordes, es el punto ideal para 'sacarlo'. Lo podrás desmoldar fácil. 

¿Cuál es el origen del 'Enyucado'? 

El uso de la yuca, es diverso, en Colombia. Pero es uno de los manjares más apetecidos del caribe colombiano, el enyucado tiene orígenes inciertos, si es de la comunidad afrodescendiente, pero no hay rastro de la receta original. 

Este dulce, ha pasado de generación en generación, entre los más típicos de las costeñas y es muy habitual verlo entre las palanganas de dulces que ofrecen las mujeres entre sus dulces para vender y comercializar entre los turistas que los visitan.