Por: Redacción Gastronomía • Colombia.com

Recetas colombianas: Anímate a hacer un Muchacho Sudado, tierno y jugoso en casa

Si quieres lucirte con un almuerzo o comida delicioso, aprende a hacer un Muchacho Sudado, jugoso y tierno en casa, sin complicaciones. 
 

Actualización
La versión de muchacho, en 'sudado' es una delicia que todos pueden hacer en casa. Foto: Twitter @punodraws
La versión de muchacho, en 'sudado' es una delicia que todos pueden hacer en casa. Foto: Twitter @punodraws

Si quieres lucirte con un almuerzo o comida delicioso, aprende a hacer un Muchacho Sudado, jugoso y tierno en casa, sin complicaciones. 
 

Una carne jugosa, tierna y bien sazonada es irresistible para muchos colombianos y esta receta es una delicia: aprende a preparar un Muchacho Sudado, en casa, como todo un experto. 

¿Qué vas a necesitar? 1 libra de muchacho, 2 cucharadas de tomate rojo, 1 rama de cebolla larga, 100 gramos de cebolla cabezona, 2 dientes de ajo, 3 cucharadas de salsa inglesa, 2 cucharadas de mostaza. 

Para condimentar: 1 pizca de sal, 1 pizca de pimienta negra, 1 pizca de comino, aceite vegetal y 2 hojas de laurel. 

Primer paso: Sellar el muchacho 

En una olla de presión, vas a poner el aceite a calentar, y vas a sellar la carne, por ambos lados. Sellar es dorar por ambos lados, previamente sazonado con sal, pimienta y comino. 

Esto, va a darle el color 'doradito' al muchacho, antes de la cocción completa. Al completar el sellado, no laves la olla, por que esos jugos son importantes para el siguiente paso. 

Segundo paso: el 'hogao' 

Después de la cocción de la carne, esta dejará unos jugos, que son la base para la salsa del 'hogao', entonces es tiempo de añadir un poco más de aceite y las cebollas bien picaditas. 

Cuando se transparenten es tiempo de añadir el tomate picado, bajar el fuego a medio y revolver cosntantemente, hasta que todos los jugos se vayan concentrando. 

Tercer paso: cocción 

Ahora es tiempo de poner nuevamente la carne con la salsa, añadiendo agua suficiente hasta tapar la carne. Se añade la salsa inglesa y el resto de condimentos para que la carne tome su sabor.  Ahora se pone a presión, a fuego lento, durante 1 hora. Se deja 'pitar' hasta que la carne esté blandita y 'jugoda'. 

Cuarto paso: cortar la carne

Ahora bien, pasado el tiempo de cocción, se libera la presión de la olla para que pueda picar la carne. Si aún está un poco dura, la idea es que se corte en porciones con un cuchillo y vuelva a la olla. 

Toca ajustar la sal y pimienta, en caso de añadir más salsa inglesa y poner a cocinar, ya picada, por unos 10 minutos o hasta la primera pitada. Y ya estará lista para servir, con su salsa.  Es ideal para acompañar con una porción de arroz, tajadas y ensaladas, y te amarán en casa, será la receta favorita de todos. 

Artículos Relacionados

+ Artículos