INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com
 
Independencia y república
Actualidad
Constituciones
Presidentes de Colombia


MANUEL ANTONIO SANCLEMENTE 1898 - 1900

Nació en Buga, el 19 de septiembre de 1813 - Murió en Villeta, Cundinamarca, el 19 de marzo de 1902.

Estadista, jurista y educador vallecaucano, presidente de la República entre 1898 y 1900. Manuel Antonio Sanclemente se destacó en la historia nacional como el mandatario conservador a quien le correspondió afrontar los años difíciles de la guerra de los Mil Días, la última del siglo.

Formó parte de la Corte Suprema de Justicia, del Senado y de la Cámara de representantes. Fue secretario de Gobierno y Guerra con el presidente conservador Mariano Ospina Rodríguez. Tras la victoria de los conservadores en las elecciones de 1898, se hizo cargo del ejecutivo en contra de la opinión de una buena parte del Congreso.

El presidente Sanclemente no estuvo de acuerdo con las medidas presidenciales que en su ausencia, entre agosto y noviembre de 1898, había tomado el vicepresidente Marroquín; y en sus actuaciones se manifestó su desconocimiento al vicepresidente legítimo. Ello motivó el descontento de los conservadores históricos, quienes ofrecieron su respaldo a Marroquín. Por su parte, el liberalismo se preparó para la guerra civil, conocida como la guerra de los Mil Días. El partido liberal se enfrentó a la hegemonía conservadora de la Regeneración y a la búsqueda de una reforma fundamental de la Constitución de 1886, considerada "monárquica" y demasiado centralista por los liberales radicales.

El país se encontraba en una difícil situación económica, arruinado a causa de las continuas emisiones de papel moneda para pagar los gastos ocasionados por las guerras civiles. Fue entonces cuando se presentó, como consecuencia lógica, una inflación que encareció las importaciones y estimuló la especulación, factores que complicaron todavía más el mal estado del país. En estas circunstancias, el grupo liberal llamado "autonomista", encabezado por el general Rafael Uribe Uribe, promovió la guerra contra el gobierno de Manuel Antonio Sanclemente, y en general contra los conservadores. Esta guerra se inició el 18 de octubre de 1899. Apoyaron al gobierno de Sanclemente los jefes militares generales Próspero Pinzón, Ramón González Valencia, Pedro Nel Ospina, Manuel Casabianca y otros. Por parte del liberalismo, el director supremo de la guerra fue el general Gabriel Vargas Santos y le seguían los generales Rafael Uribe Uribe y Benjamín Herrera y otros.

La guerra tuvo como principal escenario el departamento de Santander, pero se extendió por toda la República. Entre las batallas principales hay que citar la de Bucaramanga (noviembre 12 y 13 de 1899); la de Peralonso (diciembre 15 y 16 de 1899), que fue una victoria de las fuerzas revolucionarias; y la batalla de Palonegro, que se libró entre el 11 y el 26 de mayo de 1900. En Palonegro se enfrentaron los ejércitos liberales y conservadores en una batalla que duró 15 días consecutivos y en la que lucharon 8 mil soldados del ejército liberal y 18 mil del ejército del gobierno; las pérdidas fueron 2000 muertos y heridos en las fuerzas revolucionarias y 1600 bajas en las fuerzas del gobierno. Este combate ha sido el más sangriento en la historia nacional; triunfaron las fuerzas del gobierno de Sanclemente, comandadas por el general Próspero Pinzón. La guerra continuó en el país en forma de guerrillas y de numerosos combates que se extendieron por la Costa Atlántica y Panamá, donde los revolucionarios recibieron la ayuda de tropas extranjeras procedentes de Venezuela, Ecuador y Nicaragua. Mientras tanto, en Bogotá se conformó un movimiento de conservadores y algunos liberales, quienes buscaron derrocar al presidente Manuel Antonio Sanclemente, considerando que, debido a su enfermedad y ancianidad, no estaba en condiciones para afrontar la guerra más difícil en la historia nacional. Entre los conservadores del llamado Movimiento del 31 de julio destacamos a Carlos Martínez Silva, José Vicente Concha, Miguel Abadía Méndez, Guillermo Quintero Calderón, el general Jorge Moya Vásquez, Antonio José Cadavid, Emiliano Isaza, Luis Martínez Silva, Gerardo Arrubla, Marceliano Posada, Luis Portocarrero, y otros en un número de 31 golpistas.

Los golpistas propusieron al vicepresidente José Manuel Marroquín que tomara la Presidencia de Colombia y derrocara al presidente oficial Sanclemente. Con el jefe del liberalismo, Aquileo Parra, y demás compañeros, los golpistas llegaron a un acuerdo de paz honrosa sin represalias; la convocatoria de un cuerpo constituyente por elecciones, libertad a los presos políticos, y separación del gobierno del señor Aristides Fernández, quien era odiado por el liberalismo. En las horas de la tarde del 31 de julio de 1900, el vicepresidente José Manuel Marroquín derrocó al presidente Manuel Antonio Sanclemente y se hizo cargo del gobierno. El ministro de Guerra y las tropas acuarteladas no hicieron oposición. En este movimiento no hubo disparos, ni motines, ni derramamiento de sangre. En el documento que fue enviado al cuerpo diplomático se señaló que el movimiento se hizo debido a la salud y avanzada edad del presidente, quien debido a ello había escogido para gobernar los pueblos de Anapoima, más tarde Tena y Villeta, haciéndose acompañar permanentemente por su ministro de Gobierno, Rafael M. Palacio. Según expresa el documento, la ausencia de Sanclemente dislocó el gobierno, pues estaba rota la unidad administrativa y política. Esta ausencia del presidente trajo al país «la anarquía y el más perturbador desconcierto en la administración pública».